Tendencias
Cintilla de tendencias

Aerolínea de Sedena

Vicente Fox

Pegasus

Kenia Os

Las amenazas nucleares están aumentando: Así es como EU debe prepararse para un evento nuclear

Un gran evento nuclear crearía un pánico generalizado, ya que grandes poblaciones temerían la propagación de materiales radiactivos, por lo que se debe considerar la evacuación o el refugio en el lugar.

Avatar del

Por The Conversation

En esta foto proporcionada por el Ministerio de Defensa de Corea del Sur, el misil balístico Hyunmoo II de Corea del Sur se dispara durante un ejercicio en un lugar no revelado en Corea del Sur, el lunes 4 de septiembre de 2017.(South Korea Defense Ministry, South Korea Defense Ministry)

En esta foto proporcionada por el Ministerio de Defensa de Corea del Sur, el misil balístico Hyunmoo II de Corea del Sur se dispara durante un ejercicio en un lugar no revelado en Corea del Sur, el lunes 4 de septiembre de 2017. | South Korea Defense Ministry, South Korea Defense Ministry

WASHINGTON.-Debido a que han pasado varias generaciones desde los bombardeos atómicos en Hiroshima y Nagasaki, el único uso de armas nucleares en la guerra, algunos pueden pensar que la amenaza de las armas nucleares ha retrocedido. Pero los acontecimientos internacionales, incluidas las amenazas nucleares de Rusia en la guerra de Ucrania, han generado una conciencia más amplia de la vulnerabilidad de la paz mundial a partir de los eventos nucleares.

"He estado estudiando los efectos de los eventos nucleares, desde detonaciones hasta accidentes, durante más de 30 años. Esto ha incluido mi participación directa en la investigación, la enseñanza y los esfuerzos humanitarios en múltiples expediciones a áreas contaminadas por Chernobyl y Fukushima. Ahora estoy involucrado en la propuesta para la formación de una Fuerza Laboral de Salud Global Nuclear, que propuse en 2017", Cham Dallas, Profesor Universitario del Departamento de Política y Gestión de la Salud de la Universidad de Georgia.

"Dicho grupo podría reunir a profesionales técnicos y de la salud nucleares y no nucleares para educación y capacitación, y ayudar a cumplir con los requisitos de preparación, coordinación, colaboración y dotación de personal necesarios para responder a una crisis nuclear a gran escala", agrega.

¿Para qué tendría que estar preparada esta fuerza de trabajo? Para eso podemos mirar hacia atrás al legado de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, así como accidentes nucleares como Chernobyl y Fukushima.

ARCHIVO - Esta foto de archivo del 6 de agosto de 1945 muestra la destrucción por la explosión de una bomba atómica en Hiroshima, Japón.
ARCHIVO - Esta foto de archivo del 6 de agosto de 1945 muestra la destrucción por la explosión de una bomba atómica en Hiroshima, Japón.

¿Qué sucede cuando un dispositivo nuclear es detonado sobre una ciudad?

Aproximadamente 135 mil y 64 mil personas murieron, respectivamente, en Hiroshima y Nagasaki. La gran mayoría de las muertes ocurrieron en los primeros días posteriores a los bombardeos, principalmente por quemaduras térmicas, lesiones físicas graves y radiación.

La gran mayoría de los médicos y enfermeras de Hiroshima murieron o resultaron heridos y, por lo tanto, no pudieron ayudar en la respuesta. Esto se debió en gran parte a la concentración de personal e instalaciones médicas en las zonas urbanas del interior. Esta concentración exacta existe hoy en la mayoría de las ciudades estadounidenses y es un recordatorio escalofriante de la dificultad de responder médicamente a los eventos nucleares.

¿Qué pasaría si un dispositivo nuclear fuera detonado en un área urbana hoy?

"Exploré este tema en un estudio de 2007 que modeló un ataque con armas nucleares en cuatro ciudades estadounidenses. Al igual que en Hiroshima y Nagasaki, la mayoría de las muertes ocurrirían poco después de la detonación y la capacidad de respuesta de la atención médica local sería erradicada en gran medida", indica Dallas.

Los modelos muestran que un evento de este tipo en un área urbana en particular no solo destruirá las protecciones de salud pública existentes sino que, muy probablemente, hará que sea extremadamente difícil responder, recuperar y rehabilitar.

Hoy en día, muy pocos miembros del personal médico tienen las habilidades o el conocimiento para tratar el tipo y la cantidad de lesiones que puede causar una explosión nuclear. Los trabajadores de la salud tendrían poca o ninguna familiaridad con el tratamiento de las víctimas de la radiación. Las quemaduras térmicas requerirían enormes recursos para tratar incluso a un solo paciente, y un gran número de pacientes con estas lesiones abrumaría cualquier sistema médico existente. También habría una gran cantidad de lesiones por laceraciones debido a la rotura de prácticamente todos los vidrios en un área amplia.

Un trabajador descontamina la radiación del exterior del jardín de infancia Yasawa en Minami-Soma, a unos 20 kilómetros (12 millas) de distancia de la instalación nuclear Fukushima Dai-ichi paralizada por el tsunami, en la prefectura de Fukushima, al noreste de Japón. Foto: AP
Un trabajador descontamina la radiación del exterior del jardín de infancia Yasawa en Minami-Soma, a unos 20 kilómetros (12 millas) de distancia de la instalación nuclear Fukushima Dai-ichi paralizada por el tsunami, en la prefectura de Fukushima, al noreste de Japón. Foto: AP

Sacar a las personas de las zonas de contaminación por explosión y radiación

Un gran evento nuclear crearía un pánico generalizado, ya que grandes poblaciones temerían la propagación de materiales radiactivos, por lo que se debe considerar la evacuación o el refugio en el lugar.

Por ejemplo, pocas semanas después del accidente de Chernóbil, más de 116 mil personas fueron evacuadas de las zonas más contaminadas de Ucrania y Bielorrusia. Otras 220 mil personas fueron reubicadas en los años siguientes.

El día después del terremoto y tsunami de Fukushima, más de 200 mil personas fueron evacuadas de áreas dentro de los 20 kilómetros (12 millas) de la planta nuclear por temor a la posible exposición a la radiación.

El proceso de evacuación en Rusia, Ucrania, Bielorrusia y Japón estuvo plagado de desinformación, órdenes inadecuadas y confusas y retrasos en la entrega de información. También hubo problemas para evacuar a todos de las áreas afectadas. Los residentes ancianos y enfermos quedaron en áreas cercanas a la contaminación radiactiva, y muchos otros se mudaron innecesariamente de áreas no contaminadas (lo que resultó en muchas muertes por las condiciones invernales). Todos estos problemas conducen a una pérdida de confianza pública en el gobierno.

Sin embargo, un hecho alentador sobre la lluvia radiactiva (y generalmente no conocido) es que el área real que recibirá niveles peligrosos de lluvia radiactiva es en realidad solo una fracción del área total en un círculo alrededor de la zona de detonación. Por ejemplo, en una hipotética bomba nuclear de bajo rendimiento (10 kilotones) sobre Washington, D.C., solo se planean evacuaciones limitadas. A pesar de las proyecciones de 100 mil muertes y alrededor de 150 mil víctimas, en realidad se esperaría que la columna de radiación que produce víctimas esté confinada a un área relativamente pequeña. (Usando una analogía con la esfera del reloj, el área de peligro normalmente ocuparía solo un intervalo de dos horas en el círculo alrededor de la detonación, dictado por el viento: por ejemplo, de 2 a 4 en punto).

Las personas a favor del viento no necesitarían tomar ninguna medida, y la mayoría de las personas a favor del viento, en áreas que reciben niveles de radiación relativamente pequeños (desde el punto de vista de que son suficientes para causar problemas de salud relacionados con la radiación), solo necesitarían buscar "refugio moderado". ” Eso significa básicamente permanecer en el interior durante un día más o menos o hasta que las autoridades de emergencia den más instrucciones.

 Los efectos a largo plazo de la exposición a la radiación

La Radiation Effects Research Foundation, que se estableció para estudiar los efectos de la radiación en los sobrevivientes de Hiroshima y Nagasaki, ha estado rastreando los efectos de la radiación en la salud durante décadas.

Según la Radiation Effects Research Foundation, alrededor de 1900 muertes por cáncer en exceso se pueden atribuir a las bombas atómicas, con alrededor de 200 casos de leucemia y 1700 cánceres sólidos. Japón ha construido exámenes de detección de cáncer muy detallados después de Hiroshima, Nagasaki y Fukushima.

"Pero los datos sobre muchos efectos potenciales para la salud debido a la exposición a la radiación, como los defectos de nacimiento, en realidad son bastante diferentes de la percepción pública predominante, que se ha derivado no de la educación científica validada sino de los medios de entretenimiento (yo enseño un curso universitario sobre el impacto de los medios de comunicación y la cultura popular sobre el conocimiento de los desastres)", subraya el experto.

Si bien se ha demostrado que la exposición médica intensa a rayos X ha producido accidentalmente defectos de nacimiento en humanos, existen dudas sobre si hubo defectos de nacimiento en los descendientes de los sobrevivientes de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Las investigaciones a largo plazo más respetadas han concluido que no hay aumentos estadísticamente significativos en los defectos de nacimiento que resultan en sobrevivientes de la bomba atómica.

Al observar los datos de Chernobyl, donde la liberación de radiación en el aire fue 100 veces mayor que la de Hiroshima y Nagasaki juntas, faltan datos definitivos sobre los defectos de nacimiento inducidos por la radiación.

Un amplio estudio de la OMS concluyó que no había diferencias en las tasas de retraso mental y problemas emocionales en los niños expuestos a la radiación de Chernóbil en comparación con los niños de los grupos de control. Una revisión de Harvard sobre Chernobyl concluyó que no había pruebas sustanciales sobre los efectos inducidos por la radiación en los embriones o fetos del accidente. Otro estudio analizó los registros de anomalías congénitas de 16 regiones europeas que sufrieron las consecuencias de Chernobyl y concluyó que el miedo generalizado en la población sobre los posibles efectos de la exposición a la radiación en el feto no estaba justificado.

De hecho, el impacto más definitivo en la salud de Chernobyl en términos de números fue el aumento dramático de los abortos electivos cerca y a distancias significativas del lugar del accidente.

Además de los planes de evacuación y respuesta rápida, una fuerza laboral de salud global nuclear podría ayudar a los profesionales de la salud, los encargados de formular políticas, los administradores y otros a comprender los mitos y las realidades de la radiación. En el momento crítico justo después de una crisis nuclear, esto ayudaría a los funcionarios a tomar decisiones políticas basadas en evidencia y ayudaría a las personas a comprender los riesgos reales que enfrentan.

¿Cuál es el riesgo de otro Hiroshima o Nagasaki?

Hoy, el riesgo de un intercambio nuclear, y su impacto devastador en la medicina y la salud pública en todo el mundo, solo ha aumentado en comparación con décadas anteriores. Se sabe que nueve países tienen armas nucleares y las relaciones internacionales son cada vez más volátiles. Estados Unidos y Rusia están invirtiendo fuertemente en la modernización de sus reservas nucleares, y China, India y Pakistán están expandiendo rápidamente el tamaño y la sofisticación de sus capacidades de armas nucleares. La creciente sofisticación tecnológica entre los grupos terroristas y la creciente disponibilidad y distribución mundial de materiales radiactivos también son especialmente preocupantes.

"En los últimos años, varias organizaciones gubernamentales y privadas han celebrado reuniones (a las que asistí) para idear respuestas médicas a gran escala a la detonación de un arma nuclear en los EU y en todo el mundo. Incluyen la Academia Nacional de Ciencias, la Alianza Nacional para la Preparación para la Radiación, la Fundación Nacional de Apoyo a la Vida en Desastres, la Sociedad de Medicina para Desastres y Salud Pública y la Red de Tratamiento de Lesiones por Radiación, que incluye 74 hospitales en todo el país que se preparan activamente para recibir pacientes expuestos a la radiación", afirma el profesor.

A pesar de las perspectivas sombrías de los resultados de salud de cualquier evento nuclear a gran escala común en la mente de muchos, hay una serie de pasos concretos que los EU y otros países pueden tomar para prepararse. Es nuestra obligación responder.

Artículo completo en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios