Tendencias
Cintilla de tendencias

Ciudad Juárez

Mineros atrapados

AMLO y Ejército

Eduin Caz

¿Por qué es tan difícil deshacerse de las armas nucleares?

El mundo está “a solo un malentendido, un error de cálculo de la aniquilación nuclear”, dijo el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres.

Avatar del

Por The Conversation

¿Por qué es tan difícil deshacerse de las armas nucleares?(AP)

¿Por qué es tan difícil deshacerse de las armas nucleares? | AP

WASHINGTON.-Cada cinco años, los casi 200 estados miembros del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares se reúnen para revisar su progreso, o la falta de él. Después de posponerse debido a la pandemia de COVID-19, la conferencia de un mes ahora se está reuniendo en Nueva York y comenzó con una severa advertencia.

El mundo está “a solo un malentendido, un error de cálculo de la aniquilación nuclear”, dijo el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, el 1 de agosto de 2022, citando conflictos crecientes y debilitando las “barreras” contra la escalada.

El tratado tiene tres misiones principales: prevenir la propagación de armas nucleares a estados que no las tienen, garantizar que los programas civiles de energía nuclear no se conviertan en programas de armas y facilitar el desarme nuclear. La última conferencia de revisión, celebrada en 2015, fue ampliamente considerada como un éxito en la no proliferación pero un fracaso en el desarme, ya que los cinco miembros que poseen armas nucleares no lograron avanzar hacia la eliminación de sus arsenales nucleares, como prometieron en conferencias anteriores.

Te puede interesar: Domo de Runit: La “Tumba” nuclear que está comenzando a resquebrajarse en el Pacífico

En el centro de esta disputa están las motivaciones de los estados para mantener las armas nucleares, a menudo percibidas como arraigadas en una estrategia de seguridad inflexible, en la que la moralidad es irrelevante o incluso contraproducente.

"Sin embargo, como especialista en ética nuclear, veo estas explicaciones como incompletas. Para comprender los motivos de los líderes y, por lo tanto, negociar efectivamente la eliminación de las armas nucleares, otros académicos y yo argumentamos que debemos reconocer que los formuladores de políticas expresan preocupaciones morales subyacentes como preocupaciones estratégicas. La historia muestra que tales preocupaciones morales a menudo forman los cimientos de la estrategia nuclear, incluso si están profundamente enterradas", dice Thomas E. Doyle, profesor Asociado de Ciencias Políticas de la Universidad Estatal de Texas.

Valores nacionales

Es más fácil para muchas personas ver cómo el argumento abolicionista nuclear se basa fundamentalmente en la moralidad. El miedo al invierno nuclear, o incluso a un "otoño nuclear" menos severo, tiene sus raíces en la inmoralidad de matar a millones de personas inocentes y devastar el medio ambiente de manera duradera.

ARCHIVO - Esta foto de archivo del 6 de agosto de 1945 muestra la destrucción por la explosión de una bomba atómica en Hiroshima, Japón.
ARCHIVO - Esta foto de archivo del 6 de agosto de 1945 muestra la destrucción por la explosión de una bomba atómica en Hiroshima, Japón.

Por el contrario, un enfoque realista y estratégico del valor de las armas nucleares ha dominado el discurso de seguridad desde principios de la era de la Guerra Fría. Este enfoque argumenta que el propósito principal de las armas nucleares es disuadir a los adversarios de atacar intereses vitales de seguridad nacional. Si ocurre un ataque, entonces las armas nucleares pueden usarse para castigar la agresión de manera proporcional y advertir a otros adversarios, restaurando la disuasión nuclear.

Aun así, según el politólogo Joseph Nye, subsecretario de defensa para asuntos de seguridad internacional del presidente Bill Clinton, un estratega puede hacerse pasar por un escéptico moral pero “tiende a pasar de contrabando sus valores preferidos a la política exterior, a menudo en forma de criterios estrechos y nacionalismo."

El nacionalismo afirma la prioridad moral de la propia nación sobre las demás. Las creencias arraigadas de las comunidades están íntimamente entretejidas con ideas sobre la nacionalidad, la seguridad y el prestigio.

En Estados Unidos, por ejemplo, los fundamentos morales de la identidad estadounidense están profundamente arraigados en la idea de ser “una ciudad en una colina”: un ejemplo que el resto del mundo está observando. Los estadounidenses están temerosos por perder el rumbo, y muchos sienten que su país alguna vez fue una fuerza para el bien en el mundo, pero ya no. Por lo tanto, la supervivencia nacional se adopta como un valor moral, y disuadir o defenderse de la agresión tiene connotaciones estratégicas, políticas y morales.

Independientemente de si alguien piensa que estas preocupaciones están justificadas, es importante reconocer que, desde el punto de vista de sus defensores, van más allá de la estrategia o la mera supervivencia. Reflejan las ideas fundamentales de las sociedades sobre lo que está bien y lo que está mal: su sentido de la moralidad.

Primeros motivos

Entonces, ¿cómo se aplican estas preocupaciones morales a las cuestiones de las armas nucleares y su papel en la estrategia de seguridad?

Vale la pena recordar lo que motivó al presidente Franklin D. Roosevelt a autorizar el desarrollo de la bomba atómica: el mal genocida de la agresión alemana nazi en la Segunda Guerra Mundial y el conocimiento de que Adolf Hitler había iniciado un programa de bomba atómica.

Y cuando la Alemania nazi fue derrotada, las justificaciones estadounidenses para usar bombas atómicas en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki se centraron en dos tipos de preocupaciones morales. La más frecuentemente invocada fue la utilitaria: evitar un mayor número de muertes en una invasión terrestre de Japón. El segundo, no expresado tan explícitamente, vio el bombardeo atómico como una especie de castigo moral por la invasión japonesa de Pearl Harbor y el trato brutal de los prisioneros de guerra aliados.

En resumen, las motivaciones para el programa original de la bomba atómica y sus usos no pueden describirse únicamente en términos estratégicos "duros". Como ha argumentado el filósofo político Michael Walzer, tanto la moral como la estrategia tienen que ver con la justificación: ambas nos dicen lo que debemos hacer o no hacer, en función de un conjunto de valores. Y la estrategia a menudo se usa para los objetivos morales de los tomadores de decisiones, como su objetivo de derrotar a un régimen genocida.

¿Moralmente excusable?

"Junto con otros académicos, he argumentado que las preocupaciones morales también motivaron el papel central de la política de disuasión nuclear durante la Guerra Fría. Los políticos estadounidenses retrataron el comunismo soviético, como el nazismo, como una política de fuerza bruta que no tenía en cuenta la ley ni la moral. Una vez que la Unión Soviética y China adquirieron armas nucleares, los analistas estadounidenses llegaron a creer que el comunismo representaba una amenaza existencial no solo para la seguridad de Estados Unidos, sino también para la democracia liberal en general", subraya E. Doyle.

Walzer describió tales situaciones como “condiciones de emergencia supremas”, en las que se suspenden las prohibiciones morales ordinarias contra la destrucción masiva para garantizar lo que los líderes políticos ven como el valor más alto: la supervivencia nacional.

Esto es autopreservación, pero la gente a menudo piensa en eso también como una preocupación moral. Las normas sociales contra el suicidio, por ejemplo, implican que las personas tienen el deber moral de preservar sus vidas excepto bajo ciertas condiciones, lo que refleja la creencia de que la vida humana tiene un valor moral intrínseco.

Walzer no afirmó que el uso de armas nucleares, o incluso amenazar con su uso, estuviera moralmente justificado. Sin embargo, sugirió que podrían ser necesarios para la seguridad nacional y, por lo tanto, volverse moralmente excusables en situaciones de emergencia suprema. Su argumento ha sido muy influyente en los círculos gubernamentales y académicos.

Muchos críticos afirman que siempre es inmoral usar armas nucleares, ya que no pueden discriminar entre soldados y civiles inocentes, incluidos niños, ancianos y enfermos. Además, el uso de armas nucleares no puede sino traer una catástrofe social y ambiental, del tipo que describen nuestras novelas y películas distópicas más oscuras. Y si es inmoral usar armas nucleares, es inmoral amenazar con usarlas.

"Pero no sorprende que los líderes de los estados con armas nucleares estén comprometidos en última instancia con la supervivencia de sus países y pueblos, incluso si otros deben pagar el precio final. Para apreciar completamente las motivaciones nucleares, debemos comprender el papel de este tipo de preocupación moral en su toma de decisiones", finaliza.

Artículo completo en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios