Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / Gastronomia

Descubre la fascinante historia y origen francés del Filete Mignon

Su origen etimológico se encuentra en el francés, donde “mignon” significa “pequeño” y “filet” se refiere a un “corte de carne”

Descubre la fascinante historia y origen francés del Filete Mignon

El filete mignon no solo es un corte de carne, sino un símbolo de la evolución de la cocina sofisticada. Con una historia rica y una tradición culinaria que se remonta a siglos atrás, este corte de carne proviene del extremo más pequeño del lomo de la res, conocido por su ternura y textura suave. Su origen etimológico se encuentra en el francés, donde “mignon” significa “pequeño” y “filet” se refiere a un “corte de carne”, describiendo perfectamente el tamaño y la delicadeza de este corte.

El Filete Mignon: Un platillo francés

Este platillo comenzó a ganar popularidad en Francia durante el siglo XIX. Los chefs franceses buscaban cortes de carne que fueran tiernos y fáciles de preparar, y el filete mignon se ajustaba a estos criterios. Gracias a su textura, no requiere largos tiempos de cocción ni métodos complicados para alcanzar un nivel óptimo de sabor. Esto lo convirtió en una opción preferida entre los cocineros profesionales y, eventualmente, entre los hogares franceses.

La preparación tradicional implicaba sazonar ligeramente el corte con sal y pimienta, y luego cocinarlo en una sartén caliente con mantequilla. Esta técnica sencilla permitía que la carne mantuviera su ternura natural y resaltara su sabor puro. Con el tiempo, la receta básica se fue adaptando y se le añadieron salsas como la bordalesa o la bearnesa, que complementaban la carne sin opacar su sabor.

Evolución del platillo

A medida que la cocina francesa comenzó a influir en otras culturas culinarias, el filete mignon fue adoptado por chefs de todo el mundo. En Estados Unidos, se popularizó durante la primera mitad del siglo XX, especialmente en los restaurantes de alta cocina. Se convirtió en un símbolo de lujo y sofisticación debido a su precio elevado y su presentación elegante. En este contexto, se comenzaron a experimentar diversas técnicas de cocción, incluyendo el sellado en sartén y la cocción al horno, así como el uso de salsas variadas como el demi-glace y el vino tinto.

Las características del filete mignon lo diferencian de otros cortes de carne. Su tamaño pequeño y su falta de grasa intramuscular lo hacen especialmente tierno, aunque también significa que tiene un sabor menos intenso comparado con cortes más marmoleados como el ribeye. Sin embargo, su suavidad y la capacidad de absorber sabores lo convierten en una base ideal para una variedad de platos. Su textura casi sedosa, cuando se cocina adecuadamente, ofrece una experiencia culinaria que pocos cortes pueden igualar.

Te puede interesar: ¿Qué tan saludables son los pepinos realmente? Esto dice la ciencia

El sabor del filete mignon es sutil y refinado. A menudo se describe como delicado y limpio, lo que permite que los sabores añadidos durante la preparación brillen. La técnica de sellado rápido en sartén y luego terminado en el horno asegura que el exterior se caramelice ligeramente, creando una costra sabrosa que contrasta con el interior jugoso y tierno. La clave para un filete mignon perfecto radica en no sobrecocinarlo, ya que esto puede arruinar su textura delicada.

Temas relacionados