No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tijuana

Familia niega perdón a mujer que dejó 3 niños huérfanos en Tijuana 

Mario Alberto, testigo del accidente que dejó a tres menores sin papás, relata que tras el impacto el auto se incendió en segundos.

Avatar del

Por Ángel González

Rocío González Hernández y Juan Valle Guzmán.

Rocío González Hernández y Juan Valle Guzmán.

Tijuana, BC.- Este martes se determinará la situación legal de Nailea ‘N’, presunta responsable del hecho, mediante la primera audiencia

Horas antes de fallecer, la única preocupación de Rocío González Hernández, una de las víctimas fatales en el accidente automovilístico registrado en la Vía Rápida, era el estado de salud de sus tres hijos.

El domingo por la madrugada, el matrimonio de Rocóo González Hernández y Juan Valle Guzmán se encontraba en la Vía Rápida Oriente, en espera de cruzar a Estados Unidos por la garita de San Ysidro.

Aproximadamente a las 2:30 horas, el vehículo en el que se transportaban Juan y Rocío, acompañados de sus tres hijos y otros dos familiares, fue impactado por otro automóvil conducido por Nailea “N”, de 30 años.

A causa del impacto, el carro en el que iba a bordo la familia se prendió en llamas y en segundos quedó totalmente incendiado.

Repentinamente escuché un golpe muy fuerte en el carro de atrás y en ese momento escuché gritos de las personas, esas personas gritaban por ayuda, el carro inmediatamente iba en llamas, se fue yendo solo por el lado derecho de la línea y se detuvo en el camellón ardiendo en llamas”, recordó Mario Alberto Quintero Pérez, quien conducía el automóvil adelante del afectado.

El saldo fatal

Tras el siniestro, otros automovilistas se aproximaron a ayudar a la familia y sacaron a los tres niños: Juan Alonso, de quince años, Abel Santiago, de diez, y Valentina, de siete.

La madre de familia, Rocío, fue la última en descender al tratar de auxiliar a su esposo, quien quedó prensado.

Rocio González fue rescatada con el cuerpo en llamas y sufrió quemaduras de tercer grado en 90% del cuerpo: su esposo murió calcinado en el lugar.

“Desde el momento en que se percataron de que había gente que necesitaba auxilio, vieron a esa persona que estaba en el interior; supongo que quedó prensado y no pudo hacer absolutamente nada, no había forma de sacarlo”, agregó Mario.

En estado de “shock”, la madre de familia fue atendida por la Cruz Roja y trasladada en condición grave al Hospital General.

Antes de ingresar a cirugía, pidió un teléfono y habló con su padre para decirle lo que había pasado; fue la última vez que Andrés González escuchó la voz de su hija.

“Estábamos en la casa dormidos cuando nos llega una llamada como a las 2:40 de la mañana, nos dice que había ocurrido un accidente y que viniéramos pronto para el Hospital General para saber qué pasaría con sus hijos; en cuanto llegamos, ya habían recogido a todos los afectados”, declaró el señor Andrés.

Trasladados a EU

La pequeña Valentina sufrió quemaduras en su cara y ojos, su hermano Abel Santiago presentaba lesiones en cabeza y cuello; el hermano mayor, Juan Alonso, fue el primero que descendió del auto en llamas y sufrió las lesiones más leves.

Tras su atención en el Hospital General, fueron trasladados a Estados Unidos.

“Ya están estables, todos están reubicados en un solo hospital, en el San Diego Medical Center, allá están tres niños, la abuela y la tía”, apuntó Andrés.

Rocío fue intervenida quirúrgicamente en el Hospital General y, tras salir de la operación, se mantuvo en cuidados intensivos hasta la mañana, sin embargo, perdió la vida por la gravedad de las lesiones.

“Salió de la cirugía, nos dijeron que salió bien, pero era crítica la situación, nos fuimos a descansar; en la mañana nos llegó una llamada diciéndonos que nos presentáramos en el hospital y nos dijeron que falleció”, reveló su padre.

Eran residentes

El señor Andrés detalló que su hija Rocío, su yerno Juan y sus tres nietos son residentes de Estados Unidos.

Juan laboraba en una gasolinera, mientras su hija se dedicaba a las tareas del hogar y cuidar a sus hijos.

La familia pasó el fin de semana en Tijuana para conmemorar el cumpleaños del padre fallecido de Juan y, tras los festejos, determinaron cruzar a Estados Unidos de madrugada para hacer menos fila.

“Vinieron a visitar a su familia porque el papá de mi yerno, que también ya falleció, cumplía años, por eso vinieron toda la familia, tuvieron una convivencia en honor a su papá”, dijo.

Piden justicia

Tras el siniestro, agentes de la Policía Municipal entrevistaron a Nailea “N”, quien conducía el auto responsable.

“Vi un carro del lado izquierdo, se subió en el camellón que da hacia la canalización, estaba una joven, el automóvil quedó destruido del lado del pasajero, de ella no, ella salió ilesa; la persona estaba en pánico y estaban con ellas un perito y alguien más, supongo que era su novio o de la familia que llegó en ese momento”, explicó Mario Alberto.

Al llevar a cabo las diligencias se determinó que Nailea “N” circulaba a exceso de velocidad y en estado de ebriedad.

“Me molesta que haya pasado de esa forma, que una persona no haya tenido consideración de otras, me molesta mucho que haya quedado gente huérfana, inocente y que las se hayan dado de esa manera porque nos pudo ocurrir a cualquier persona”, manifestó.

La mujer de 30 años fue turnada al Ministerio Público (MP) y hoy se determinará su situación legal mediante la primera audiencia.

Ayer los familiares y seres queridos de Rocío y Juan acudieron al MP a rendir su declaración y aseguraron que no otorgarán el perdón a la presunta responsable.

“Queremos justicia y reparación de daños, venimos con la autoridad para hacer una demanda oficial, queremos que se haga justicia, se perdió la vida de dos seres, el sostén de la familia”, aseguró el señor Andrés.
 

En esta nota

Comentarios