Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

Homicidios Tijuana

Reapertura de la frontera

Clima Tijuana

Tráfico en Tijuana

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo


Termómetro mental

La explotación de las fobias

Tengo en mente dos temas sobre salud mental colectiva. La rusofobia y los asesinos múltiples en Estados Unidos. Cuando la fobia a Al Qaeda y similares se agota se pretende dirigir la fobia a Rusia e Irán.

Por Ricardo Menéndez

Tengo en mente dos temas sobre salud mental colectiva. La rusofobia y los asesinos múltiples en Estados Unidos. Cuando la fobia a Al Qaeda y similares se agota se pretende dirigir la fobia a Rusia e Irán. Así como se tuvo que generar el mito de las armas químicas en Irak para justificar su invasión, ahora se insiste en el mito del atentado cibernético en las elecciones americanas. Se resucita ese viejo espíritu de la guerra fría, los rojos, esos enemigos de la democracia y la libertad a los que hay que temer y castigar. Cuando parecía que con la pesadilla Trump se iba el belicismo simplón, con Biden reaparece burdamente generando una crisis entre los estados Ruso y americano, es jugar con fuego. Si los rusos se caracterizan por algo, es por su amor a la madre patria. Rossíya-Mátushka, textual Madrecita Rusia, es su guadalupana. Es un pueblo que ha resistido, y ganado, embates de los más grandes imperios en los últimos siglos. La historia moderna de los Estados Unidos se ha caracterizado por tener siempre un enemigo extranjero que justifica sus acciones imperialistas. La paranoia americana siempre ha tenido como objeto delirante al extranjero. Con China no se pueden meter mucho ya que están económicamente en sus manos, pero los rusos son enemigos perfectos. Cuando se pelearon Trump y Kim Jong-un, así como cuando coquetearon, no se agitó el mundo, pero esta provocación americana está sacando de sus casillas a los rusos y agitando al mundo. Las respuestas de Putin y sus funcionarios son por más ingeniosas como inteligentes, pero incluyen el mensaje de quid pro quo. Me inquieta una guerra en Ucrania o encuentros marítimos aislados, son potencias nucleares. La diferencia más notable entre Biden y Trump, es que la personalidad de Donald era cínica y narcisista, ahora tenemos el mismo mensaje, pero con hipocresía puritana. La fobia a los rusos reaparece al mismo tiempo que una ola más de asesinatos al estilo americano, el único país del mundo con una epidemia de asesinatos múltiples producto de la psicosis de sujetos que van a su lugar de trabajo o a su cafetería o escuela y matan sin ton ni son, frecuentemente culminando en suicidio. Una señal de la decadencia cultural de nuestros vecinos. Se pensará que quiénes somos como para hablar de esto teniendo masacres cotidianamente, pero acá son del crimen organizado y allá de lobos solitarios que dirigen el delirio a matar como solución final a su loco dilema. Un común denominador son las armas de asalto, éstas será imposible erradicarlas por décadas, de los dos lados de la frontera, acá accionadas por el crimen, allá por la locura. La decadencia del imperialismo yanqui genera estas conductas.

* El autor es siquiatra y ejerce en Tijuana.

Comentarios