Columnas

Comenzó la semana del padre

Como ocurre con muchas otras cosas, las frases del Día de la Madre son mejores que las de hoy.

Por Juan Vené

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).- Como ocurre con muchas otras cosas, las frases del Día de la Madre son mejores que las de hoy.

Hablando de la semana del Padre, que comenzó ayer, ¿por qué te quejas de que tus hijos quieran más a su madre que a ti, si tu también quieres más a tu mamá.

Papá llevaba el dinero a la casa y mamá lo gastaba. Por eso nunca supe por qué quería más a mamá.

Padre hay uno solo, a menos que se trate de San Diego, quien ha tenido centenares de Padres desde 1969 cuando se fundó el equipo.       

En San Diego, todos los días del año son El Día del Padre.

Sospechoso que a los curas los llamen Padres.

El mejor regalo no vine envuelto en papel de muchos colores, porque sale es del corazón.

¿Por qué solemos decir: ¡¡Esa muchacha está padrísima!!?

Las madres lo merecen todo, cierto. Pero de no existir los padres, tampoco existirían las madres.

Sólo los poetas y las amas de casa saben emplear el dinero como se merece.

Según los restaurantes y las floristerías, somos los padres quienes debemos reclamar igualdad de género.

Ninguna organización sin fines ni con fines de lucro se ha ocupado de defender a los padres.

Antes de existir las Semanas de la Madre y del Padre, ¿cuándo se les regalaba?

El Día del Padre ante el de la Madre, es un premio de consolación.

A todo padre irresponsable deberían inyectarle en el cerebro estás cinco letras: c-o-n-d-ó-n.

Muy fácil olvidar El Día del Padre. Nadie olvida El Día de la Madre.

Cada quien tiene su padre, hasta los que no tienen madre.

Es injusto que en vez de insultar a uno siempre insulten a nuestra madre y nunca a nuestro padre.

Está bien, “madre hay una sola”. Pero nadie ha contado a los padres.

Toda madre y todo padre que abandonen a un hijo, merecen ser abandonados ellos por Papa Dios.

Hay 573 canciones de elogios a la madre en todos los idiomas del mundo.

Sólo hay una canción dedicada al padre, “Mi Viejo”. Muchas gracias, Piero (música), muchas gracias José Tcherkaski (letra).

Por favor, hágannos otra.

Es un buen tipo mi viejo/ que anda sólo y esperando/ tiene la tristeza larga/ de tanto venir andando/. Yo lo miro desde lejos/ pero somos tan distintos/ es que creció con el siglo/ con tranvía y vino tinto/... 

Viejo, mi querido viejo/, ahora ya camina lerdo/ como perdonando al viento/. Yo soy tu sangre, mi viejo/; soy tu silencio y tu tiempo/… Él tiene los ojos buenos/ y una figura pesada/ la edad se le vino encima/, sin carnaval ni comparsa/. Yo tengo los años nuevos/ y el hombre, los años viejos/; el dolor lo lleva adentro/ y tiene historia sin tiempo/… 

Viejo, mi querido viejo/, ahora ya camina lerdo/ como perdonando al viento/. Yo soy tu sangre, mi viejo/; soy tu silencio y tu tiempo/. Yo soy tu sangre, mi viejo/; yo soy tu silencio y tu tiempo/.

-o-o-o-o-
Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Comentarios