Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Hermosillo / Panteones

Con música, flores y anécdotas recuerdan a mamá

En familia o solos, miles de hermosillenses adornaron las tumbas donde descansa el ser que les dio la vida

Familia Magaña Peralta visita a su familiar en Panteón Yáñez

Desde hace 19 años, la familia Magaña Peralta lleva serenata el Día de las Madres a la jefa de la familia, Isabel Peralta, quien amaba la música. María Jesús Magaña, indicó que junto a su padre y hermano fue este año al Panteón Yáñez para cantarle “Las Mañanitas” frente a su tumba.

Todos los años venimos, desde hace 19 años le traemos música cuando se puede, pero no nomás el 10 de Mayo, también en su cumpleaños o su aniversario de fallecida”, dijo.

Así como la familia Magaña Peralta, miles de personas acudieron a los cinco panteones que hay en la ciudad y mientras limpian las tumbas de sus mamás, abuelitas, tías o esposas recuerdan momentos agradables y anécdotas.

Coronas de flores artificiales, ramos de gladiolas, girasoles, claveles, pompones y por supuesto rosas, adornaron las tumbas.

Te puede interesar: Navojoa: Visitan los panteones por Día de las Madres.

El panteón volvió a la vida con las visitas y algunos grupos musicales que daban serenata con la música favorita de quienes ya no están.

Cada año se calcula que alrededor de 10 mil personas visitan los panteones el Día de las Madres, fecha en la que van más personas que el Día de Muertos, de acuerdo con lo que han expresado las autoridades y vendedores.

A SU MAMÁ Y ABUELAS

El señor Miguel Figueroa Trujillo acude a limpiar la tumba de su madre y de sus dos abuelas. “Todos los años vengo, les quito las ramas, la tierra y les pongo flores a las tres, porque aquí las tengo en el mismo panteón”, comentó.

El hombre de 74 años, ex puso que poco a poco la tradición de visitar las tumbas se ha ido perdiendo.

Hace muchos años, desde una noche antes se escuchaba la música, ahora ya es muy raro, ya casi no viene la gente y es muy triste que se pierdan las tradiciones”, opinó. Por ello, cada año y cada fecha especial Figueroa Trujillo va a donde descansan los restos de sus seres queridos para demostrar que aunque ya no estén, siguen vivos en su corazón.

En esta nota