Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Conciencia Ciudadana

¿Qué le pasa a la Suprema Corte?

Hoy más que nunca, todos debemos vigilar la forma cómo actúan las nuevas autoridades, sobre todo las leyes, qué se está aprobando, para de ser necesario buscar inconformarnos

Sabemos del peligro para la democracia en nuestro país, que un solo partido, Morena tenga mayoría absoluta en ambas Cámaras; esto le permite aprobar leyes a su antojo, como lo están tratado de hacer, y llegar hasta cambiar la Constitución cuando así convenga a intereses de López Obrador, como el mismo ha declarado.

A éstos peligros para colmo, se suman las determinaciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

El pasado 21 de Noviembre, la SCJN sentenció que las parejas homosexuales tienen derecho a obtener hijos recurriendo a la técnica de reproducción asistida, alquiler vientre materno o maternidad subrogada; argumentando que a dichas parejas se les debe reconocer el derecho para acceder a los adelantos de la ciencia en materia de reproducción asistida y a convertirse en padres o madres a través de esos métodos.

Con ésta resolución, la SCJN, desprecia el derecho fundamental y natural de los niños, a tener papá y mamá, aspecto antropológico básico que no se puede omitir. No toma en cuenta, las graves afectaciones psicológicas, morales y sociales que afectarán al niño, como tampoco que el derecho del menor es anterior al del adulto. Un niño no es una mascota y no puede ser reducido a un deseo, no es objeto manipulable a un derecho que no existe, a un egoísmo que deja de lado el bien del niño, al cosificarlo, violar su dignidad e ignorar su psicología afectiva.

Por si esta aberración fuera poco, al día siguiente, la SCJN volvió a las andadas: Resolvió que la infidelidad sexual en el matrimonio, no puede ser considerada un hecho ilícito que resulte en una condena por daño moral. Con esto la Corte destruye el compromiso civil del contrato matrimonial. ¿Qué le pasa? Los Jueces tienen el deber de proteger a la familia como un bien social, y la infidelidad, atenta contra el respeto y la unidad del matrimonio acarreando graves daños. La causa principal de divorcios es la infidelidad, los cónyuges quedan devastados y los hijos marcados para siempre. ¿Cómo puede una Corte de Justicia avalar ésta desgracia familiar? ¿ Qué clase de sociedad está impulsando si en lugar de fortalecer a la familia, como es su deber,Institución básica de toda sociedad sana, la ataca y la vulnera como a cualquier cosa? Ahora que ven en peligro sus desproporcionados salarios, salieron de inmediato a protestar ¿ Por qué con el mismo interés, no protegen algo más importante: la familia y los niños mexicanos?

Con estas decisiones, no están promoviendo la unidad, el respeto, sino el individualismo, el egoísmo, para que más familias se destruyan, acrecentando los males en nuestro país. Vivir en una familia unida, sólida, nos hace mejores personas, mejores mexicanos. Al destruirse la familia, los hijos son más vulnerables para caer en delincuencia, drogadicción y otros males.

¿Hasta cuándo seguiremos soportando éste embate contra la familia? Quizá cuando reaccionemos, vaya a ser demasiado tarde.

* La autora es Consejera Familiar.

En esta nota