Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Zona Sísmica

Rebasado

Ya se veía venir desde hace unas semanas como una bola de nieve, pero ahora el conflicto de la falta de dinero del Gobierno del Estado para cumplir con sus compromisos básicos, se convirtió en una avalancha que amenaza a la administración de Francisco "Kiko" Vega de Lamadrid.

El gobierno estatal debió hacer desde hace varios meses lo más razonable en un presupuesto: Asegurar el dinero para los gastos básicos, en este caso nómina y aguinaldos.

Pero no sólo no hicieron eso, sino que parecen haber gastado de más, dejando las arcas estatales vacías, sin poder echar mano de otra parte para cumplir con sus obligaciones patronales.

Tanto "Kiko", como el secretario general de Gobierno, Francisco Rueda Gómez, empezaron a romper el hilo por lo más delgado, es decir los jubilados y pensionados del magisterio, a quienes desde finales de octubre los dejaron sin su salario mensual, que finalmente les pagaron antes de la primera quincena de noviembre.

Se culpó a la administración del priista Enrique Peña Nieto de ni mandar el dinero para el magisterio, al cierre de las ventanillas de Hacienda y a la llegada de Andrés Manuel López Obrador, aunque la realidad es que no hay dinero por la pésima administración estatal.

La bola de nieve se empezó a convertir en avalancha cuando ya no hubo dinero para los organismos autónomos y el Poder Judicial del Estado.

Cuando de plano se volvió una avalancha fue cuando ya no hubo dinero para Colegio de Bachilleres, salario y aguinaldo de jubilados del magisterio de noviembre, aguinaldo completo para la burocracia de base, magisterio en activo, personal de confianza del gobierno estatal, que aparte de funcionarios de primer nivel, incluye a policías ministeriales y estatales preventivos, así como cientos de empleados de niveles medios y bajos.

Los 50 millones de pesos para calmar los ánimos de los profesores realmente resultan una aspirina para tratar de curar un cáncer.

Así que ha llegado el momento en el que "Kiko", Rueda, el secretario de Finanzas, Bladimiro Hernández Díaz y todo el gabinete económico estatal han sido alcanzados y enterrados por la avalancha.

La convocatoria de varias agrupaciones a la mega marcha de hoy, así como el paro magisterial convocados para mañana y el viernes por el SNTE, en demanda del pago total de los adeudos a los trabajadores, prácticamente se está convirtiendo en la antesala de la salida del PAN del gobierno estatal, a donde llegaron desde 1989 con Ernesto Ruffo a la cabeza.

Por el momento, los funcionarios estatales ya no saben qué hacer al estar siendo arrastrados por la avalancha provocada por una mala administración.

Lo que aún está pendiente de saber, es si tras este grave conflicto económico estatal van a rodar o no las cabezas de los (i) responsables.

¿Intereses políticos?

Quienes ven la tempestad y no se hincan son los miembros del Partido Acción Nacional, cuyo dirigente municipal en Mexicali y ex coordinador de la campaña de Ricardo Anaya en Baja California, insistió en que los paros de labores que trabajadores de múltiples dependencias han realizado en los últimos días se basan sólo en intereses políticos.

El también ex subsecretario de la General de Gobierno del Estado, Javier Gutiérrez Vidal, afirmó que estas manifestaciones son una estrategia en miras del proceso electoral del próximo año para dañar la imagen del gobernador del estado, debido a que en otros estados se vive la falta de pago sin que haya este tipo de manifestaciones.

Acusó que estos movimientos son impulsados por los intereses políticos de los partidos Morena, PRI y el propio SNTE; Estas declaraciones vienen a pesar de que en este momento ya no es solo la docencia de nivel básico la que denuncia la falta de pago, sino también los trabajadores de COBACH, SETE BC, del Sindicato de Burócratas, de la CDH y otras dependencias como el Ieebc, el Tribunal de Justicia Electoral y los propios partidos políticos, esto sin contar a los empleados de confianza del Estado quienes se tienen que quedar callados por la falta de pago de su aguinaldo ya que si empiezan a protestar les va peor.

Parece que la soberbia que ronda en la dirigencia municipal del Partido Acción Nacional, no los deja ver la problemática que vive el gobierno estatal que emana de su partido y en lugar de ayudar a buscar una solución a la crisis financiera, prefieren buscar a quien culpar en lugar de hacer un análisis de todo lo que está ocurriendo.

Gente del mismo partido ha llamado a los integrantes de Acción Nacional a realizar un análisis de lo que están haciendo como gobierno, pero parece que a Gutiérrez Vidal dicha solicitud le entró por un oído y le salió por el otro.

En esta nota