Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Zona Sísmica

Molestia

Parece que el anuncio realizado por el Estado sobre el registro ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de los puentes para la nueva garita Centro que conectarán con la zona Centro no cayó en gracia para todos.

Una de las más molestas fue Marina del Pilar Ávila, quien incluso en una mesa de trabajo con el sector empresarial, Ayuntamiento y funcionarios estatales, al conocer que fue el Estado el que hizo el anuncio de los puentes se molestó tanto que se retiró de la mesa.

El enojo radicó, según comentan, porque fue el Ayuntamiento en conjunto con los diputados federales los que estuvieron pujando constantemente en la Ciudad de México para que esto ocurriera, y si bien el Estado estuvo presente, no fueron los principales gestores, pero se colgaron la medallita.

Por cierto, comentan que el reclamo de Marina del Pilar lo recibió Carlos López, de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano del Estado quien se encontraba en la reunión a quien no le quedó más que apechugar tras el reclamo.

Contingencia encima

La llegada de la caravana de migrantes empieza a traer presión tanto al Estado como a los ayuntamientos luego de que llegara el primer grupo y el segundo venga en camino.

El problema es que son 2 millones 600 mil pesos semanales los que se gastaron cuando llegaron los migrantes haitianos y se espera gastar una cantidad similar; la diferencia es que no hay recursos adicionales.

El director de Migración de la Secretaría General de Gobierno del Estado, Gustavo Magallanes Cortez, declaró que necesitan entre 60 a 80 millones de pesos de recurso extraordinario por parte de la Federación, pero la realidad es que se desconoce si ese recurso llegará, por lo pronto los albergues a alistarse con lo que tienen y de llegar los más de 300 migrantes que se esperan hoy, serían ya cerca de 500 los que se encuentran en Baja California en espera de poder cruzar a los Estados Unidos.

Cumplen transportistas

Luego de que en marzo del presente año se anunciara que la tarifa del transporte público en la ciudad pasaría de los 13 a los 15.50 pesos por boleto a cambio de mejoras y descuentos a los usuarios, pocos creían que el tema de beneficios se cumpliría.

Pero el alcalde de Mexicali, Gustavo Sánchez, junto con el Cabildo, ahora sí que aguantaron los embates de los transportistas y tuvieron que pasar 9 meses para que se cumpliera con las solicitudes de mejora para que se procediera a la publicación del aumento.

Claro que en el proceso fueron algunas las protestas y presiones para que se diera antes de tiempo la publicación, incluso algunos transportistas pararon rutas, pero eso no fue motivo para autorizar el alza.

Habrá que reconocerle al cabildo de Mexicali que si bien autorizó el alza, no dejó que ocurriera lo que en administraciones pasadas, que se prometieran mejoras y a la mera hora no se cumplieran.

Ahora sigue el estudio de rutas con la finalidad de hacerlas más eficientes, pero esa será otra etapa.

En esta nota