Tendencias
Cintilla de tendencias

Ciudad Juárez

Mineros atrapados

AMLO y Ejército

Eduin Caz

Por qué un experto dice que "el declive de los Estados Unidos ya está en marcha y es inevitable"

En 1986, en su magistral Ascenso y caída de las grandes potencias, Paul Kennedy explicaba que las grandes potencias suben y bajan precisamente por su crecimiento desigual.

Avatar del

Por The Conversation

Por qué un experto dice que "el declive de los Estados Unidos ya está en marcha y es inevitable"(Pixabay)

Por qué un experto dice que "el declive de los Estados Unidos ya está en marcha y es inevitable" | Pixabay

AUSTRALIA.-“No acepto el segundo lugar para los Estados Unidos de América”. Esa simple declaración, pronunciada con gran efecto por Barack Obama en su primer Estado de la Unión, en enero de 2010, logró resumir en una sola frase el actual horizonte estratégico estadounidense.

"Durante décadas, Estados Unidos ha estado en relativo declive, ante la perspectiva de ser superado algún día por una potencia rival. Sin embargo, su principal problema no es el declive relativo en sí mismo: es un fenómeno natural que ocurre a medida que las empresas, los sectores, las regiones y los países crecen a tasas desiguales. En cambio, su principal problema es el desconocimiento de esta condición, ya sea por orgullo, cálculo electoral o simple desconocimiento", dice Manlio Graziano, Profesor asistente de geopolítica y geopolítica de las religiones de Sciences Po.

En 1986, en su magistral Ascenso y caída de las grandes potencias, Paul Kennedy explicaba que las grandes potencias suben y bajan precisamente por su crecimiento desigual: es por tanto la relación entre sus distintas tasas de crecimiento lo que –“a la larga”– es decisivo.

Un declive lento y relativo

Aparte de algunos breves períodos de recesión, Estados Unidos nunca ha dejado de crecer. Sin embargo, desde la década de 1950, ha crecido a un ritmo más lento que la mayor parte del resto del mundo: por lo tanto, ha estado en un declive relativo. Entre 1960 y 2020, su PIB real (es decir, en dólares constantes) creció por un factor de cinco veces y media, pero, en el mismo período, el PIB del resto del mundo se multiplicó por ocho veces y media: por lo que mientras la economía estadounidense siguió creciendo en términos absolutos, las de sus rivales crecieron a un ritmo más acelerado.

Además, si comparamos a Estados Unidos con su principal rival, China, la brecha de crecimiento es abismal: mientras la economía estadounidense crecía cinco veces y media, China crecía 92 veces. Dicho de otra manera, en 1960, la economía estadounidense equivalía a la de 22 Chinas; sin embargo, para 2020, "pesaba" solo 1.3 chinas. En términos culinarios, el pastel se ha vuelto mucho más grande para todos, pero la porción que va a los Estados Unidos se ha vuelto relativamente más pequeña.

Esta disminución relativa del peso económico y productivo se traduce finalmente en un estrechamiento de los márgenes de la acción política, debido al fenómeno del “overstretching”, fenómeno que está en el origen de la caída de algunos grandes imperios (desde el Imperio Romano hasta el Ruso). Kennedy – en 1986 – lo explicaba así:

Los tomadores de decisiones en Washington deben enfrentar el hecho incómodo y duradero de que la suma total de los intereses y obligaciones globales de los Estados Unidos es hoy en día mucho mayor que el poder del país para defenderlos todos simultáneamente”.

Es decir, los intereses y obligaciones globales que Estados Unidos podía permitirse defender con un PIB de casi 3.46 billones de dólares en 1960, no podían defenderse todos simultáneamente en 1986 con un PIB de 8.6 billones de dólares, y menos hoy a pesar de que el PIB se aproxima 20 billones de dólares. Esta paradoja es solo aparente: mientras que el PIB de los Estados Unidos en 1960 era casi la mitad (46.7%) del PIB del resto del mundo, para 2020 se había convertido en menos de un tercio (30.8%).

Lamentablemente, el profético análisis de Kennedy sufrió un caso de mala sincronización. Tres años después de la publicación de su libro, los regímenes prorrusos en Europa colapsaron; cuatro años más tarde, comenzó la primera de las “décadas perdidas” de Japón; cinco años después, estalló la Guerra del Golfo (para la que Washington reunió una de las coaliciones militares más grandes de la historia); y, a fines de ese mismo año, 1991, el Imperio Ruso, en su versión soviética, implosionó.

El mito de la “hiperpotencia” americana

Con la segunda potencia económica del mundo (Japón) experimentando una fuerte desaceleración y la desaparición de la Unión Soviética, la disminución relativa del PIB estadounidense disfrutó de un cambio de tendencia, aunque leve y breve. Como resultado, el libro de Kennedy, cuando no se burlaba, a menudo se olvidaba.

Luego comenzó un período de intoxicación estadounidense por ser la “única superpotencia” en un “mundo unipolar”, la “hiperpotencia”, en la que los estadounidenses pensaron que podían remodelar el mundo a su imagen a pesar de que ya no tenían la fuerza para hacerlo e incluso como nuevos competidores comenzaban a mostrar sus músculos. El declive relativo de Estados Unidos no dependió únicamente del ascenso de Japón, y ciertamente no de la URSS, sino de la ineludible tendencia al desarrollo desigual; en términos aristotélicos, Japón y la URSS fueron el “accidente”, y la decadencia relativa fue la “sustancia”.

El declive de los Estados Unidos ya está en marcha y es inevitable.
El declive de los Estados Unidos ya está en marcha y es inevitable.

No obstante, algunos líderes estadounidenses aprovecharon el accidente para tratar el fondo: la Guerra del Golfo fue un episodio; otro fue la intervención en Bosnia; y la ampliación de la OTAN hacia el este fue otra más, por recordar los principales escenarios (por no hablar de la progresiva reapertura a China tras la masacre de la plaza de Tiananmen, vista como un Eldorado de ganancias fáciles y abundantes).

La ampliación de la OTAN de la década de 1990 ha vuelto recientemente al centro del debate internacional, tras la invasión rusa de Ucrania. Para los rusos y sus amigos, esta ampliación es el “pecado original” del que surgió todo, colocando la responsabilidad, dicen, de la “operación militar especial” de Vladimir Putin enteramente sobre los hombros de Washington.

La (eterna) confrontación EU-Rusia

Como en todas las ideologías, hay una pizca de verdad (que las hace plausibles), que es muy simplificada y descontextualizada antes de ser servida a las masas como sopa de propaganda. La pizca de verdad viene precisamente de la decisión unilateral de Washington de posicionarse, a través de la OTAN, en las naciones de Europa Central y del Este recién liberadas del yugo ruso.

"Sin embargo, como contexto, debemos mirar a la expansión en esos mismos territorios por parte de la Unión Europea. La expansión de la OTAN precedió a la de la UE; por cinco años en el caso de Polonia, la República Checa y Hungría (en 1999); unos meses (en 2004) para Eslovenia, Eslovaquia y los tres estados bálticos; y tres años (todavía en 2004) para Bulgaria y Rumanía. Los estados tapón entre Rusia y el corazón de Europa, que estaban en el centro de las preocupaciones estadounidenses después de las dos guerras mundiales, volvieron a ser de candente actualidad: esos estados no podían dejarse al control exclusivo de Europa, porque de lo contrario dejarían de ser un amortiguador", subraya Graziano.

Ahora bien, si Estados Unidos tiene un objetivo estratégico incontrovertible, es precisamente evitar que Europa (o, para ser realistas, Alemania y/o cualquier grupo centrado en Alemania) establezca una cooperación de cualquier tipo con Rusia.

 Controlando el "corazón" del mundo

Desde que reemplazó al Reino Unido como potencia hegemónica mundial, los estadounidenses heredaron la teoría del “corazón” formulada por Sir Halford Mackinder. Esencialmente sostiene que si Europa del Este (léase Alemania) toma el control del corazón (léase Rusia) se producirá su dominio sobre Eurasia y, por lo tanto, sobre el mundo. La teoría refleja la constante preocupación británica por una posible unión continental euroasiática capaz de disputar y, en última instancia, derrocar la hegemonía de Londres. Por eso los británicos intervinieron tres veces en el continente para impedir su unificación: una contra Francia y dos contra Alemania.

La tesis de Mackinder fue revivida durante la Segunda Guerra Mundial por Nicolas Spykman, un politólogo de Yale nacido en Holanda, quien la transformó en la teoría del “rimland”, es decir, un “anillo” de países que podrían rodear el corazón. En la formulación de Spykman, el control de este anillo se vuelve crucial para el control mundial, una tesis que luego se tradujo en la política de contención, es decir, de un cordón sanitario alrededor de Rusia.

La contención no era más que la expansión hacia el frente asiático del primer sistema de estados tapón de la posguerra, aunque se tergiversó deliberadamente a lo largo de la Guerra Fría: su propósito, de hecho, no era “contener” a Rusia, que no representaba una amenaza seria, dada su extrema debilidad (el propio George Kennan, “padre” de la contención, escribió en 1947 que “Rusia seguirá siendo una nación económicamente vulnerable y, en cierto sentido, impotente”), pero para contener a Alemania y Japón, es decir, a cortar las piernas de las facciones prorrusas en estos dos países, dejando el control fronterizo de hierro fundido del borde a los tanques de Stalin.

La preocupación por una posible unión continental euroasiática capaz de desafiar y finalmente derrocar su hegemonía mundial había pasado de los británicos a los estadounidenses. Como confirmó abiertamente Henry Kissinger:

En la primera mitad del siglo XX, Estados Unidos libró dos guerras para evitar que un adversario potencial dominara Europa… En la segunda mitad del siglo XX (de hecho, a partir de 1941), Estados Unidos pasó a pelear tres guerras para reivindicar el mismo principio en Asia: contra Japón, Corea y

Vietnam”.

"Adiós a las nociones de “misión civilizadora”, “defensa de la libertad”, “arsenal de la democracia”, o guerra contra el militarismo, el fascismo o el comunismo… Una vez evaporadas las ideologías, la realidad de las relaciones de fuerza de las grandes potencias quedan, en el que el más fuerte dicta las reglas, reescribe la historia y forja las ideologías que todos están obligados a creer", indica el experto.

La amenaza de Eurasia

En 2011, Vladimir Putin lanzó su propuesta para una Unión Euroasiática (uno de los muchos intentos de recomponer el imperio ruso), con la intención de convertirse en un “componente esencial de la Gran Europa… desde Lisboa hasta Vladivostok”. La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, reaccionó con prontitud y franqueza:

“Hay un movimiento para volver a sovietizar la región. No se va a llamar así. Se llamará unión aduanera, se llamará Unión Euroasiática y todo eso… Pero no nos equivoquemos al respecto. Sabemos cuál es el objetivo y estamos tratando de encontrar formas efectivas de frenarlo o prevenirlo”.

Si el riesgo, temido por Mackinder, Spykman, Kennan, Kissinger, Brzezinski y Clinton, es el de una posible unión de fuerzas entre una gran potencia industrial y el corazón de Rusia, es evidente que la amenaza para Estados Unidos hoy proviene más de China que de Europa o Japón.

En 2011, Vladimir Putin lanzó su propuesta para una Unión Euroasiática.
En 2011, Vladimir Putin lanzó su propuesta para una Unión Euroasiática.

Abrir una brecha entre China y Rusia

El intento de abrir una brecha entre China y Rusia es sin duda una de las prioridades estratégicas de Estados Unidos, si no la prioridad estratégica. Con la guerra que comenzó el 24 de febrero, Rusia ha prestado dos grandes servicios a los Estados Unidos:

  • Ha reunido, ampliado y rearmado la OTAN, eliminando la posibilidad de un acuerdo con Europa o incluso con algunos países europeos.
  • Ha aumentado la desconfianza de Beijing hacia Moscú.

Los estadounidenses obtienen el beneficio; pero no se puede construir una estrategia sobre las pifias de un adversario, y de ahí surgen los problemas.

Mientras tanto, el hecho de que haya una estrategia objetiva (evitar el “segundo lugar para Estados Unidos”, en palabras de Obama) no significa necesariamente que se convierta en una estrategia subjetiva, es decir, conscientemente organizada, planificada e implementada por una clase dominante.

“No hay viento favorable para el marinero que no sabe a dónde ir”, dijo sabiamente Séneca; y Estados Unidos parece ese marinero: su relativo declive aún no se identifica como tal, y su división política hace que cualquier posible hipótesis estratégica corra el riesgo de ser modificada -o incluso anulada- cada cuatro años.

Además, gran parte de la clase política del país, ebria de ideologías, todavía se alimenta del cuento que contó el asesor de George W. Bush, Karl Rove, hace casi 20 años: “Cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad”; y mientras los especialistas se esfuerzan por estudiar o descifrar esa realidad, “volveremos a actuar, creando otras nuevas realidades”.

"Los varios miles de “Roves” presentes en la clase política estadounidense prestan a su país el mismo servicio que los asesores de Putin, ebrios de ideologías, prestan al suyo: con sus buenas intenciones y su obstinada y orgullosa ignorancia de las limitaciones geopolíticas, allanan el camino al infierno", finaliza Manlio Graziano.

Artículo original en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios