Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Pakistán

Pakistán bombardea Irán: hay 9 muertos

Estos acontecimientos coinciden con la guerra entre Israel y Hamas en la Franja de Gaza, que ha tenido repercusiones en toda la región de Oriente Medio.

irán

IRÁN .- En una escalada de tensiones entre Pakistán e Irán, la fuerza aérea paquistaní llevó a cabo ataques de represalia en la madrugada del jueves, apuntando supuestamente a escondites insurgentes en la provincia iraní de Sistán y Baluchistán. Este acto de represalia se produjo después del ataque iraní del martes en suelo paquistaní, el cual resultó en la trágica muerte de dos niños en la provincia de Baluchistán, Pakistán.

Los bombardeos del martes y jueves parecen haber tenido como en la mira a grupos armados baluches con objetivos separatistas a ambos lados de la frontera entre Irán y Pakistán. Ambos países se acusan mutuamente de albergar a estos grupos en sus respectivos territorios, exacerbando las tensiones bilaterales.

Estos eventos militares complican aún más las relaciones entre Irán y Pakistán, dos naciones que han mantenido suspicacias a lo largo del tiempo debido a ataques milicianos en la región. Ambos países enfrentan presiones internas que podrían haber influido en sus decisiones de llevar a cabo acciones militares.

Estos acontecimientos coinciden con la guerra entre Israel y Hamas en la Franja de Gaza, que ha tenido repercusiones en toda la región de Oriente Medio. Irán, en respuesta a un atentado suicida reivindicado por Estado Islámico, llevó a cabo ataques aéreos en Irak y Siria.

El Ministerio de Exteriores de Pakistán describió los bombardeos como “una serie de golpes militares muy coordinados y con precisión específicamente dirigida”. Se alega que estas acciones fueron tomadas en respuesta a información creíble sobre actividades terroristas inminentes de gran escala, demostrando la determinación de Pakistán para proteger su seguridad nacional.

El ejército paquistaní informó el uso de diversos tipos de drones, cohetes y misiles lanzados desde aeronaves a gran distancia del objetivo, sugiriendo que los cazas paquistaníes no ingresaron al espacio aéreo iraní.

También te puede interesar: Biden afirma que “no significa nada” victoria de Trump en los caucus de Iowa en EU

El primer ministro paquistaní en funciones, Anwaarul-Haq-Kakar, que se encontraba en Suiza para participar en la reunión del Foro Económico Mundial en Davos, acortó su viaje para regresar a casa. Asimismo, el ministro de Exteriores, Jalil Abbas Jilani, regresaba de un viaje a Uganda.

Un vicegobernador de la provincia iraní de Sistán y Baluchistán, Ali Reza Marhamati, informó que en el ataque murieron tres mujeres, cuatro niños y dos hombres cerca de la localidad de Saravan, junto a la frontera con Pakistán. Aclaró que las víctimas no eran ciudadanos iraníes y reconoció otra explosión cerca de Saravan.

Después del ataque

El grupo activista HalVash compartió imágenes en línea que mostraban restos de las municiones utilizadas y daños en viviendas en Saravan.

La televisión estatal iraní rechazó firmemente el ataque, exigiendo una explicación inmediata de Pakistán. Irán convocó al encargado de asuntos paquistaní en su país, y Pakistán respondió llamando a su operación “Marg Bar Sarmachar”, una expresión que significa “muerte a guerrilla” en farsi iraní y en el idioma baluche local.

Aunque nacionalistas baluches han mantenido una insurgencia de bajo nivel en las provincias de Baluchistán en ambos países, los grupos señalados recientemente, como Jaish al-Adl y el Ejército de Liberación Baluche, son distintos. Jaish al-Adl, atacado por Irán, tiene vínculos históricos con Jundallah y Al Qaeda, mientras que el Ejército de Liberación Baluche se sospecha que opera desde Irán y no tiene un componente religioso, centrándose en objetivos paquistaníes y chinos en la región.

Ambos países enfrentan desafíos políticos internos, con Irán respondiendo a amenazas externas y Paquistán preparándose para elecciones generales.

China, siendo un socio crucial para ambas naciones, ha llamado a la calma mientras mantiene su proyecto de infraestructura en el puerto de Gwadar, en la provincia paquistaní de Baluchistán.

En esta nota