Tendencias
Cintilla de tendencias

Águilas de Mexicali

Violencia Mexicali

Autos Chocolate

Clima Mexicali

Covid-19

“Desde que llegamos hasta que nos vamos hay un riesgo”

Eliacim, bombero cachanilla que sufrió la pérdida de 6 piezas dentales y otras heridaspor el estallido de un taxi incendiado, cuenta su experiencia sobre este percance.

Avatar del

Por Saúl Martínez

Eliacim Alejandre Martínez señala que tras la experiencia de resultar herido en servicio, lo fortalecen los mensajes de apoyo enviados por conocidos y desconocidos.(Javier Gallegos)

Eliacim Alejandre Martínez señala que tras la experiencia de resultar herido en servicio, lo fortalecen los mensajes de apoyo enviados por conocidos y desconocidos. | Javier Gallegos

En lo que aparentaba ser un incidente rutinario, Eliacim Alejandre Martínez, un bombero con más de 15 años de experiencia, se acercó a un taxi incendiado en Pueblo Nuevo, hasta que un cristal estalló y algo le impactó en el rostro.

“Lo primero que sentí fue aire”, dice en entrevista el bombero. “Solté la manguera y me alejé de ahí, me quité la moja y miré que escupía sangre”.

Eliacim sufrió un corte en el labio inferior que requirió reconstrucción y sutura, además de la pérdida de seis piezas dentales, una lesión en el maxilar y heridas en las encías.

Aunque hasta el momento no se ha podido determinar qué fue lo que detonó el estallido en el auto, lo que Eliacím sí descubrió fue la amplia hermandad de los bomberos tras recibir mensajes de apoyo desde varias partes de México y Estados Unidos, por quienes se enteraron de lo ocurrido.

DE RUTINA

El martes 30 de agosto, cerca de las cuatro de la tarde y poco antes de que se alistaran para comer, los bomberos de la estación de Pueblo Nuevo acudieron al reporte de un taxi incendiado en la avenida Uruapan, entre las calles Jalisco y Guanajuato.

El taxi libre al parecer se había incendiado por una falla mecánica, cuando el chofer arribó a un domicilio a recoger unas cosas y lo dejó encendido, y al salir se dio cuenta que del motor salían llamas.

Los bomberos controlaron el fuego y Eliacim se acercó del lado derecho para enfriar el vehículo, pero cuando apenas había lanzado el chorro de agua, un estallido hizo volar fragmentos del cristal de la puerta del copiloto, junto con pedazos de metal.

Momentos después, Eliacim estaba rodeado de sus compañeros y luego de paramédicos de Cruz Roja, pues había perdido un par de dientes, escupía sangre y apenas podía hablar, por lo que fue llevado a un hospital.

Te puede interesar: Deja a su familia en busca de más oportunidades

RIESGOS

En su carrera como bombero, Eliacim ha trabajado en extinguir incendios, atención en colisiones de tránsito, derrames, fugas, e incluso rescate de perros y gatos. Recientemente estuvo comisionado a la Estación Covid.

“Los riesgos son todo el tiempo, desde que te subes a la máquina, puede haber un choque, cuando te bajas, en un incendio, así es este trabajo, desde que llegamos hasta que nos vamos hay un riesgo”, comenta.

Cuando pasó el estallido, recuerda, ya no había llamas en el auto y, según el criterio de los bomberos, el incendio del taxi ya estaba bajo control.

De momento han descartado que la explosión haya sido por gasolina o en el motor, y la hipótesis más viable, es la explosión de la bolsa de aire del copiloto.

Eliacim fue llevado ese día a un hospital particular, donde le reconstruyeron el labio inferior y le dieron un tratamiento para desinflamar la boca y las encías, y así determinar el daño sufrido en la explosión.

VOLVER A TRABAJAR

Eliacim estuvo consciente durante todo el trayecto al hospital y recuerda incluso haber pedido que le tomaran una foto para ver la magnitud del daño en el rostro.

“Me preocupé menos porque miré que era algo que tenía solución”, dice.

Lo que sea que le haya golpeado le tumbó dos piezas dentales en el acto, le recorrió otros dos hacia atrás que también le deben ser removidos, y otros dos que se quebraron y correrán la misma suerte.

A través de un dentista particular pudo iniciar el tratamiento para la reposición de las piezas dentales y todo el trabajo odontológico, lo que lo mantendrá lejos de los incendios, los rescates y la atención de emergencias por un tiempo aún indefinido.

“Me dicen que es como para dos meses, ojalá fuera menos, yo quisiera regresar a trabajar, yo creo que todos los que estamos en este trabajo es porque nos encanta, y si por obra de Dios pudiera ser menos el tiempo, yo encantado de la vida regreso a trabajar”, comenta.

En esta pausa laboral, Eliacim descubrió la amplia hermandad que hay entre bomberos, sin importar ciudad, estado o país, pues ha recibido mensajes de apoyo de bomberos de Tijuana, Tecate, La Paz, Los Cabos, San José, El Centro, Calexico y muchos otros más.

“Quieras o no, son mensajes que te alivianan la carga”, asegura. “Son muchos mensajes de gente que, aun sin conocerme o que no conozco, me han echado porras, y por eso les estoy agradecido”. “Uno siempre toma precauciones, pero esta vez con esta enseñanza yo creo que la mente de todos los compañeros va a estar más abierta para extremar precauciones en incidentes donde piensen que todo está controlado, no hay que relajarnos, los equipos de protección siempre los usamos, pero, bueno, este día me tocó a mí”, expresa.

En esta nota

Comentarios