No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

¡No queremos morir!

Gritaron así, cientos de mujeres sin cabello o con gorras en su cabeza, desesperadas, quienes con lágrimas, reclamaban continuar su tratamiento del cáncer de mama que padecen.

Por Anita B. de Ochoa

Gritaron así, cientos de mujeres sin cabello o con gorras en su cabeza, desesperadas, quienes con lágrimas, reclamaban continuar su tratamiento del cáncer de mama que padecen, y que hasta hace unos días recibían en la Fundación FUCAM, que durante varios años era apoyada con recursos a través del Seguro Popular, que por orden de AMLO desapareció y fue sustituido por el INSABI, quien al negarle el apoyo económico, hizo que esta Fundación en bien de las mujeres con cáncer cerrará.

Las declaraciones de las mujeres son desgarradoras, saben que el tratamiento por quimioterapias es muy costoso, y al no poder cubrirlo, se sienten condenadas a morir. Muchas de ellas con toda razón reclaman a López Obrador su proceder, su nula sensibilidad y  humanidad, viendo que para él es más importante repartir ese recurso a jóvenes y adultos para sumar su clientela electoral.

Este problema y la escasez de medicamentos  también es de muchos niños en igual situación; niños que merecen vivir, que tienen una vida por delante, si son tratados a tiempo y adecuadamente, pero que da la impresión, que a este gobierno de la 4ª. Transformación no les interesan.

Igual pasa con la seguridad.  Recientemente en Oaxaca, López declaró: “Los narcos también son pueblo y también son humanos, el gobierno no reprime al pueblo. No entiende que es una obligación del gobierno salvaguardar la seguridad de los mexicanos y respetar el Estado de Derecho.

Si a esto le sumamos, los recientes asesinatos de mujeres y niñas, la inseguridad desatada como nunca, nos preguntamos. ¿Qué está pasando en nuestro país? Nos indigna la tortura y violación de Fátima, una niña de solo 7 años, el asesinato con  saña de Ingrid Escamilla. Hechos que son un botón de muestra de la creciente inseguridad que estamos viviendo. Pero más nos indigna ver que tenemos un presidente que se ríe, evade su responsabilidad, y nos sigue mintiendo excusando su ineptitud, al culpar   a los fifís, los neoliberales, conservadores, o a  gobiernos anteriores, dividiendo al país.

Da pena ajena ver que al cuestionarlo acerca de los feminicidios, de más importancia a la supuesta rifa del avión, que a decirnos cómo va a solucionar tantos problemas graves que tiene nuestro país.

Desgraciadamente éste proceder es el de  todos los gobiernos populistas, que con sus acciones van llevando poco a poco a la ruina a sus países, muchas veces con la complacencia de sus gobernados que, quizá porque reciben dinero, le creen todo y le celebran sus “ ocurrencias”. Sucedió en Venezuela, Bolivia, Argentina, países que de ser grandes potencias, tienen hoy enormes índices de pobreza extrema, inflación y bajo crecimiento. Aquí en México el crecimiento que pregonaba López sería del 4% resultó ser menos 1%.

De seguir así, indiferentes ante la realidad, perderemos todo. El grito de esas mujeres lo está gritando todo México; nuestro hermoso país, no quiere morir. ¿Habrá suficientes valientes capaces de defenderlo exigiendo se gobierne con seriedad, se atienda de inmediato el problema de salud, se enfrente la inseguridad e impunidad, y se creen condiciones que propicien un mayor desarrollo?  Los mexicanos tenemos la palabra.

¡Mujer Mexicana forja tu Patria!

* La autora es Consejera Familiar.

Comentarios