No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Entre más grande futuro mejor el presente

Tu no necesitas bajar de peso, lo que necesitas es comer más saludable.

Por Octavio Ballesteros

"Si no tomas el riesgo de lo inusual, tendrás que conformarte con lo ordinario"

Jim Rohn

 

Tu no necesitas bajar de peso, lo que necesitas es comer más saludable. Si tu cuarto está sucio en una hora lo puedes limpiar, pero lo que se necesita es que tengas hábitos de limpieza para que no se vuelva como estaba.

Muchas veces no necesitarás más dinero, lo que te hace falta es disciplina financiera, como es el tener un presupuesto.

.¿ Porque es más fácil adquirir malos hábitos que los buenos? ¿Que puedo hacer al respecto? Si sigues leyendo tendrás algunas ideas al respecto.

La importancia de los hábitos.

Los hábitos son importantes porque el impacto que tienen, para bien o para mal, son grandes. Y aquí te pasamos un tip para mantenerte en un hábito positivo: Define que clase de persona te quieres convertir, si te interesa ser un atleta, una persona con buena condición física, con un buena apariencia, entonces tomarás la decisión de hacer ejercicio con regularidad, asistir a un gimnasio, ver un profesional de la medicina o nutrición.

La primera semana de asistir al gimnasio será una cosa dolorosa, te sentirás cansado, lógico en una semana no se percibe cambio alguno. Pero tu objetivo es llegar a ser la persona que te interesa. Y lo interesante es que tu comportamiento se está identificando con ese tipo de persona, y por ello te animarás a perseverar.

Aquí entra un aspecto clave: el individuo está acostumbrado a pensar en el corto plazo, y los resultados que impactan se logran en mediano y largo plazo. Los aspectos que enriquecen la vida de la persona, como pueden ser sus relaciones y satisfacción con el trabajo llevan tiempo; no hay un app para lograr esto de inmediato.

Porque es difícil el buen hábito

Acorde con James Clear, experto en manejo de hábitos, el costo del buen hábito es en el presente y el del mal hábito en el futuro.

Comerte una dona en lugar de una ensalada es mucho más gratificante para el gusto. Pero si persistimos en esa decisión alguna temporada se verá reflejada en la cintura.

En una reciente charla que estuvimos con un reconocido empresario local, le preguntamos que le diría a su yo de 30 años, en caso de que pudiera regresar el tiempo, y su respuesta fue: “aprende a priorizar”.

Creo que esto es fundamental en lo que comentamos hoy, mientras sigamos enfatizando el presente sobre el futuro, seguiremos siendo presa más fácilmente de un mal hábito. No tiene nada de malo comer una dona, o gastar de más en una ocasión, pero si ese es el hábito no terminaremos bien.

Termino con lo siguiente: aprender a encontrar alegría en aplazar la gratificación. Esto consiste en imaginar lo que vas a lograr te permite soportar, resistir, mantenerte en el buen hábito.

No puedo viajar una temporada, pero este ahorro nos sirve para el enganche de la casa o del auto que tanto necesito o anhelo; pues piensa en eso cuando venga la tentación de dejar de hacerlo.

Recuerda estimado lector, la recompensa inmediata es buena, pero la que vale la pena es de largo plazo, que es el tipo de persona que deseamos convertirnos, o el objetivo grande que nos hemos propuesto.

Piensa más en el futuro, y así tu presente será mejor. No es al revés.

*- El autor es socio del Despacho Asesores Ballesteros.

 

Comentarios