Tendencias
Cintilla de tendencias

COVID-19

Delincuencia en Mexicali

Caravana Migrante

Puente Pando

STPS

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Bronceados

Aclaro que no me referiré al color bronceado que adquiere la piel por estar expuesta a los rayos del sol.

Por Miguel Ángel Lino

Aclaro que no me referiré al color bronceado que adquiere la piel por estar expuesta a los rayos del sol. Ni siquiera a los legendarios rayos del Sol Naciente de Japón. No, esta columna trata de las medallas de bronce obtenidas en los Juegos Olímpicos de Tokio por la delegación mexicana, la cual ha sido 100% congruente con su estirpe de La Raza de Bronce.

En alguna red social leí que los mexicanos que ganaron medalla tienen muy arraigado desde niños aquello de: “No quiero oro, ni quiero plata…” Pues muchos poco o nada anhelaron las de bronce, porque tan sólo se ganaron cuatro.

Aquí no vale lo de “peor es nada”. ¡Pues, no! Porque cuatros tristes medallas para un total de 163 deportistas mexicanos (97 hombres y 66 mujeres) ¡Es un méndigo resultado! Si demeritar ni un ápice el esfuerzo y el talento de quienes ganaron, aunque sean la de bronce.

¡Ojalá hubieran contabilizado cada una de las medallas que se colgaron al cuello los jugadores de la selección de futbol olímpico de nuestro país! Pero sabe qué: Ni así figuraríamos entre los primeros lugares. Ocupamos el lugar número 83 de 104 entidades participantes. Es un hecho: Fuera de Tenochtitlán ni encomendándonos a la Virgencita de Guadalupe.

En México 68 se ganaron 9 medallas: 3 de oro, 3 de plata y 3 de bronce. Nuestro máximo logro con todo y que fuimos el país anfitrión. Pero Ana Guevara le prometió al Peje que en Tokio ganaríamos 10. ¡Ni yendo a bailar a Chalma!

Aun así, yo tenía la esperanza de que llegaríamos a la final olímpica de fútbol y me dolió en el alma ver como se fallaron dos tiros penales contra Brasil; de los contrario hubieran jugado por la medalla de oro contra España. ¿Se imagina el duelo de los herederos de Hernán Cortés contra los del Imperio Azteca? Hubiera salido chispas ¡Rediez! ¡Digo, chintegüas!

LA PALABRA DE HOY: BRONCEADOS

Del italiano “bronzo”, cual proviene del latín 'brundûsi' literalmente “bronce”. La ciudad italiana, Brindisi se hizo famosa por el bronce que producía…

El bronce es una aleación de cobre con estaño -a veces con cinc- y es una metal de color entre rojizo y amarillento. Por lo tanto, bronceado es de color del bronce por la acción del sol u otro agente artificial.

DE MI LIBRERO: LA ODISEA

Del poeta griego Homero y escrita en el siglo VIII a. C. Cuenta el regreso a casa del héroe griego Odiseo, después de diez años de estar luchando y otros diez en poder regresar a Ítaca de la que era el rey…

Entre tanto, su esposa Penélope tuvo varios pretensos queriéndola desposar pensando que Odiseo estaba muerto; y, para colmo, Penélope y su hijo Telémaco dilapidaron los bienes del reino. El peor escenario para un supuesto regreso triunfal…

Bueno, pues los deportistas mexicanos pueden seguir el ejemplo de Odiseo: No hay peor lucha que la que no se hace, aunque el reconocimiento sea tristemente bronceado.

* El autor es profesor de Redacción Creativa en Cetys Universidad.

Comentarios