No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PUNTO DE INFLEXIÓN

Punto de inflexión

Por

Gana o pierde México III “Nunca se dicen más mentiras que en las campañas políticas” Anónimo Seamos sensatos y objetivos. Inteligentes y realistas. Si en verdad queremos que nuestra nación siga avanzando debemos razonar muy bien nuestro voto partiendo de una base que pueda identificar que en las presentes campañas no es uno, sino dos (López Obrador y Anaya), los candidatos que de manera irresponsable han acudido al fácil y falaz discurso demagógico-electorero que, como el canto de las sirenas, enamora a la hora en que se dice pero decepciona cuando, por inviable, no se hace. Dicho lo anterior, procedo a emitir mi opinión respecto al desempeño de los cuatro candidatos presidenciales durante el segundo debate realizado en Tijuana cuyo formato, en lo general, fue de mi agrado. Andrés Manuel López Obrador: Una vez más, fue gran perdedor siendo exhibido a nivel nacional. Lento de reflejos para contestar con argumentos y no ocurrencias , carente de ideas y con una sumamente preocupante ignorancia en los temas fundamentales, en verdad decepciona una y otra vez por sus posturas retrógradas y simplistas. Sin duda alguna la gran cantidad de indecisos respecto a su voto debieran valorar muy bien si se lo terminan otorgando. José Antonio Meade: Con toda certeza el que mejor desempeño integral tuvo resaltando su conocimiento de los temas y su capacidad de argumentación. Obviamente le sigue pesando el representar al partido en el poder cuyo desgaste le resta, sin embargo, en foros como este demuestra que está preparado para proponer un país con visión de futuro acorde a la realidad del siglo XXI e inserto en el concierto de las naciones de un mundo en donde la competitividad es la palabra. Ricardo Anaya Cortés: De nueva cuenta el mejor polemista de la noche, supo dar golpes certeros y establecer ideas claras sobre planes de acción. Sin embargo, le pesa mucho no solo su no aclarado origen de multimillonarios recursos, sino que la incongruencia de su discurso en el sentido de cuestionar las reformas estructurales que apoyó públicamente para que se llevaran a cabo lo denotan como una persona poco confiable que no se sostiene en sus dichos y hechos por lo que no termina de convencer a muchos. Jaime Rodríguez: Instalado en su papel de bronco mochamanos, ahora salió con la aberración de que se debe expropiar Banamex. Patético. El autor es editorialista local/consejero CDEM.

Comentarios