No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PERCEPCIÓN POLÍTICA

Percepción política

Por Gustavo Macalpin

Chairos, derechairos, pejezombies y peñabots "Chairo: s y adj (ofensivo). Persona que defiende causas sociales y políticas en contra de las ideologías de la derecha, pero a la que se atribuye falta de compromiso verdadero con lo que dice defender; persona que se autosatisface con sus actitudes". Diccionario del Español de México, Colmex Existe un profundo malestar entre nosotros. Todos los días vemos, escuchamos o leemos alguna discusión acalorada a razón del actual proceso electoral. El problema dista mucho de ser exclusivo de nuestro país. Un estudio realizado por la Asociación Americana de Psicología arrojó que el 60% de los adultos norteamericanos sufren de estrés a consecuencia de la división política que existe entre la sociedad. Resulta increíble que permitamos el proceso electoral nos afecte al grado de enemistarnos con otros y poner en riesgo nuestra salud. Resulta increíble que permitamos un puñado de políticos afecten nuestras vidas siendo que, con su ineficiente trabajo como servidores públicos, ya las perjudican bastante. Andrés Manuel López Obrador fue miembro del PRI durante casi 20 años, públicamente ha aceptado el actual apoyo de René Bejarano “el señor de las ligas”, ha vivido toda su vida del sistema que critica y tiene su propio partido político. Ricardo Anaya es conocido por traicionar a todos aquellos que le brindan su apoyo, cuenta con una riqueza sumamente complicada de justificar y fue uno de los principales aliados del actual Presidente para concretar sus polémicas reformas. José Antonio Meade es el candidato del partido más odiado en el país, en ninguna ocasión se ha atrevido a criticar al presidente Peña Nieto y como funcionario forzosamente debió enterarse muy temprano sobre los desfalcos millonarios de muchos gobernadores. Margarita Zavala negoció con el gobierno federal su candidatura independiente; y en una segunda versión del pacto Peña-Calderón, estará en la boleta únicamente como juego político para perjudicar a Ricardo Anaya, su ex compañero del PAN. Jaime Rodríguez “El Bronco” es un verdadero delincuente electoral, un populista que dejó tirada la gubernatura de Nuevo León y que únicamente busca reflectores para poder negociar una buena rebanada del pastel. ¿Por ellos estamos peleando? ¿Por ellos nos insultamos? ¿Por ellos nos estresamos? ¿Por ellos las redes sociales están inundadas de odio? Sano es que nos informemos, analicemos, participemos y discutamos sobre el actual proceso electoral, nadie niega la importancia de elegir a un nuevo Presidente de la República. Pero no logramos absolutamente nada con esta polarización. Nuestros insultos, nuestra ceguera y nuestra ridícula visión cuasi religiosa hacia cualquier actor político, deja entrever que en realidad no estamos informados, no somos analíticos, no sabemos discutir y, peor aún, que quizá ni siquiera iremos a votar el día de la elección. No somos chairos, ni derechairos, ni pejezombies, ni peñabots. Somos mexicanos. Y la única manera de sacar este país adelante es trabajando juntos. No dejemos que la clase política nos divida, ¿no nos damos cuenta? Eso es exactamente lo que quieren… y lo están logrando. El autor es abogado y conductor de televisión.

Comentarios