Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / Historias de vida

Padre australiano demanda a hospital por millones luego de "ser forzado" a ver la cesárea de su esposa; asegura que le provocó "enfermedad psicótica"

El padre alega que sufrió daño psicológico luego de supuestamente haber sido forzado a presenciar la cesárea de su esposa y provocó la ruptura de su matrimonio.

AUSTRALIA.- Un insólito caso legal ha sacudido Australia, donde un padre, Anil Koppula, ha interpuesto una demanda de 642 millones de dólares contra el Royal Women's Hospital de Melbourne, el lugar donde su esposa dio a luz mediante una cesárea en 2018.

Koppula argumenta que ser forzado a presenciar la cirugía le provocó una "enfermedad psicótica", llevando al quiebre de su matrimonio, y solicita una cifra equivalente a más de siete mil novecientos treinta y cinco millones de pesos mexicanos.

El nacimiento de un hijo es un momento de gran significado en la vida de cualquier padre, pero a veces estas experiencias pueden tornarse traumáticas, especialmente cuando se trata de procedimientos médicos intensos como una cesárea.

Koppula sostiene que el hospital incumplió su deber de cuidado al alentar su presencia en la sala de operaciones, donde tuvo que observar la cesárea de su esposa, exponiéndolo a la visión de órganos internos y sangre. Según los documentos legales, esta experiencia resultó en graves consecuencias psicológicas y la eventual separación de su matrimonio.

El hombre alega que la experiencia fue traumática

Las cesáreas son procedimientos quirúrgicos comunes realizados en situaciones de riesgo para la madre o el bebé. Por lo general, las madres pueden contar con la presencia de un acompañante durante la cirugía, permitiéndoles presenciar el nacimiento de su hijo.

El hospital de Melbourne ha rechazado categóricamente las acusaciones de Koppula, argumentando que no incumplieron su deber de cuidado y que el hombre no sufrió daño alguno debido a la observación de la cesárea de su exesposa.

El juez James Gorton desestimó la demanda de Koppula, calificándola como un "abuso de proceso". A pesar de representarse a sí mismo en el tribunal, la reclamación del hombre fue rechazada, poniendo fin a este singular episodio legal.

En esta nota