Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / Estados Unidos

Astrónomo de Harvard cree que el meteorito que explotó sobre el Pacífico Sur en 2014 fue una sonda alienígena

El físico de Harvard Avi Loeb ha obtenido $ 1.5 millones en fondos para averiguar si es real que meteorito que cayó sobre Papua Nueva Guinea se trate de una sonda alienígena.


MÉXICO.- Un físico de Harvard ha lanzado una misión de 1,5 millones de dólares para demostrar que un meteorito que explotó sobre el Océano Pacífico en 2014 era una sonda alienígena.

Avi Loeb pasó años trabajando en estrecha colaboración con el ejército de los EE. UU. para precisar la zona de impacto cerca de Papua Nueva Guinea y ahora está listo para embarcarse en una expedición para descubrir los fragmentos que quedaron atrás.

Declara que planea recorrer el fondo océano y encontrar piezas alienígenas:

En declaraciones al Daily Beast , Loeb dijo que planea recorrer el fondo del océano durante dos semanas usando tamices de arena, algunos con imanes, que deberían atrapar lo que él cree que son piezas de tecnología alienígena.

El Comando Espacial de EE. UU. confirmó en abril de 2022 que el meteorito de 1,5 pies de ancho provenía de otro sistema solar, lo que lo convierte en el primer visitante interestelar conocido en la Tierra.

Y esto, según Loeb, proporciona más evidencia para respaldar su teoría.

El físico es reconocido por publicar un libro y creer en los extraterrestres:

Loeb se ha hecho un nombre por creer abiertamente que los extraterrestres se han puesto en contacto con la Tierra.

En 2021, el físico publicó un libro titulado 'Extraterrestre: el primer signo de vida inteligente más allá de la Tierra', que argumentaba que Oumuamu no es un cometa o un asteroide sino una vela ligera, un método de propulsión de naves espaciales.

Oumuamua fue descubierto en octubre de 2017 por un telescopio en Hawái, a millones de kilómetros de distancia.

Señalan que el investigador y físico lleva largo tiempo planeando este viaje:

Loeb ha estado planeando el viaje a Papua Nueva Guinea desde que supo por primera vez sobre el asteroide en 2019.

Cuatro años antes, el meteoro interestelar fue visto justo al norte de la isla Manus, frente a la costa de Papúa Nueva Guinea, el 8 de enero de 2014.

El Imparcial: imagen de artículo

El Imparcial: imagen de artículo

Considera que pueden existir fragmentos de meteoritos en el océano:

Explotó en el aire, produciendo 'una explosión de solo el uno por ciento de la bomba de Hiroshima'.
Le dijo a The Harvard Crimson que él y su equipo buscarán un centímetro en el fondo del océano en busca de pequeños fragmentos de meteoritos.

"Este meteorito en realidad se desintegró presumiblemente en pequeños fragmentos, por lo que no estamos buscando un gran trozo", dijo. "Solo necesitamos unos pocos gramos de material, eso es todo, unos pocos gramos, para poder decir la composición".

A pesar del escepticismo confía en que puede ser real:

"La gente dice: 'Oh, es solo una roca espacial. Vimos tantas rocas espaciales en el pasado. ¿Qué tiene de nuevo?'", dijo.

"Es el primero que vino de fuera del sistema solar y, segundo, es más resistente que el 99,7 por ciento de todo lo que hemos visto". 

Aún así existe la posibilidad de fallar pero no pierde la fe en evidencias:

Loeb tiene la esperanza de que su misión valga la pena, pero agregó: "Existe la posibilidad de que falle".

Incluso el 'éxito' podría ser algo decepcionante si el equipo recupera fragmentos, pero esos fragmentos resultan ser de origen natural en lugar de artificial.

"Las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias", dijo.

En esta nota