Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / Curiosidades

Dos teorías sobre porqué cruzamos los dedos para atraer la buena suerte

La primera teoría nos transporta a la era precristiana, donde el gesto de cruzar los dedos era una antigua costumbre pagana.

¿Alguna vez te has preguntado por qué cruzamos los dedos para desear suerte a alguien o para atraerla nosotros mismos? Esta simple acción, arraigada en nuestra cultura, tiene sus raíces en el pasado, con dos teorías distintas que compiten por explicar su origen.

Deseos guardados en el cruce

La primera teoría nos transporta a la era precristiana, donde el gesto de cruzar los dedos era una antigua costumbre pagana. En aquel entonces, se creía que al entrecruzar los dedos con los de otra persona, los deseos quedaban “guardados” en el punto de cruce hasta que se materializaban. Con el tiempo, este gesto evolucionó y las personas comenzaron a cruzar sus propios dedos, prescindiendo de la necesidad de otro individuo. Inicialmente, se cruzaban los dedos índices de ambas manos, pero con el tiempo adoptó la forma que conocemos hoy en día, simplificando el proceso a una sola mano.

Antigua costumbre pagana. BBC News Mundo.

Un “saludo” cristiano

La segunda teoría nos lleva a los primeros días del cristianismo, cuando los seguidores de esta religión enfrentaban persecuciones por sus creencias. En medio de la clandestinidad, desarrollaron el gesto de cruzar los dedos como una forma de reconocimiento entre ellos. Al formar el símbolo del pez, conocido como ‘icthys’, tocando los pulgares y cruzando los dedos índices de ambas manos, los cristianos identificaban a sus compañeros de fe. Además, en momentos difíciles, este gesto se utilizaba para invocar una bendición o expresar la esperanza de un deseo o una oración.

"itchys" "pez". BBC News Mundo.

Te puede interesar: Científicos observan a orangután tratando una herida con planta medicinal

En ambos casos, el gesto ha perdurado a lo largo de los siglos, trascendiendo sus orígenes y siendo adoptado por personas de diversas creencias y culturas. Hoy en día, cruzar los dedos sigue siendo una forma común de expresar deseos de buena suerte, independientemente de su historia.

En esta nota