Tendencias
Cintilla de tendencias

Masacre en Tailandia

Tatiana Clouthier

Masacre en San Miguel Totolapan

OPEP

El número de casos de viruela del mono está bajando, pero eso no significa que vaya a desaparecer pronto

El brote parece haber alcanzado su punto máximo a mediados de agosto.

Avatar del

Por The Conversation

FOTO DE ARCHIVO. Gente hace fila para recibir la vacuna contra la viruela del mono en el centro de Londres, Reino Unido. 30 de julio de 2022. REUTERS/Henry Nicholls

FOTO DE ARCHIVO. Gente hace fila para recibir la vacuna contra la viruela del mono en el centro de Londres, Reino Unido. 30 de julio de 2022. REUTERS/Henry Nicholls

LONDRES.-El brote global de viruela del mono ha estado ocurriendo durante casi cinco meses. En ese tiempo, más de 60 mil personas se han infectado en más de 100 países. La mayoría de los casos han sido en hombres jóvenes y la enfermedad ha afectado de manera desproporcionada a hombres que tienen sexo con hombres.

El brote parece haber alcanzado su punto máximo a mediados de agosto. Desde entonces, el número de casos ha ido cayendo constantemente. Es probable que la caída de las infecciones se pueda atribuir al efecto combinado de las muchas medidas de salud pública implementadas para combatir la propagación del virus.

Pero si bien es prometedor ver que el número de casos ha disminuido, es poco probable que la viruela del mono desaparezca pronto. Por eso es importante seguir usando todas las medidas de salud pública que se han desplegado en su contra.

Una de las principales estrategias que muchos países han estado utilizando para frenar la propagación de la viruela del simio es vacunar a las personas con alto riesgo de contraer el virus y a las personas que han estado expuestas al virus. Se ha utilizado la vacuna contra la viruela, ya que el virus de la viruela del mono está estrechamente relacionado con el virus de la viruela.

Se cree que la vacuna contra la viruela ofrece alrededor del 85 % de protección contra la viruela del mono. Sin embargo, no está claro qué tan efectivo es contra la cepa actual de viruela del simio o cuánto dura la protección de la vacuna.

Probablemente detenga algunas infecciones de viruela del simio (y tiene el beneficio adicional de reducir la gravedad de los síntomas en aquellos que ya están infectados). Pero la reciente caída de infecciones en el Reino Unido probablemente no se deba solo al programa de vacunas.

El factor que probablemente ha jugado un papel más importante en la caída de las cifras de infección son los cambios en el comportamiento de las personas. Una encuesta estadounidense reciente de hombres que tienen sexo con hombres encontró que alrededor de la mitad había reducido su número de parejas sexuales y evitado encuentros sexuales únicos. Este último puede ser significativo para reducir el número de casos y frenar la propagación.

Otro estudio de EU sugirió que tener un 40% menos de parejas únicas podría resultar en una disminución del 20-31% en las infecciones entre hombres que tienen sexo con hombres. Las parejas únicas provocan alrededor de la mitad de la transmisión diaria de la viruela del simio, a pesar de que solo representan el 3 % de las parejas sexuales diarias y el 16 % de los actos sexuales diarios.

Por lo tanto, este cambio de comportamiento puede haber tenido un gran efecto en el retraso de la propagación del brote. Entonces, el peligro es lo que sucede cuando el comportamiento de las personas vuelve a ser el que era antes de que comenzara el brote actual. Esto podría llevar a que los números de infección se recuperen.

Hasta ahora, la mayoría de las infecciones se han limitado a hombres que tienen sexo con hombres. Todavía no hemos visto mucha propagación a otras partes de la población, pero esto aún podría suceder. La posibilidad de que la viruela del simio se propague aún más, especialmente en redes de personas con múltiples parejas sexuales, actualmente se considera muy probable. Es por eso que los mensajes de salud pública efectivos, la detección temprana, el rastreo de contactos, el aislamiento y las vacunas son esenciales para mantener el brote bajo control.

Y aunque las infecciones con la variante actual de viruela del simio son generalmente menos graves que con brotes anteriores causados por otras variantes, eso no significa que la viruela del simio deba tratarse a la ligera, especialmente si se tiene en cuenta que la variante actual parece ser más transmisible. Las infecciones también han provocado muchas complicaciones graves, como lesión renal aguda y miocarditis (inflamación del músculo cardíaco), así como encefalomielitis (inflamación del cerebro y la médula espinal). De los casos europeos informados, el 6% fueron hospitalizados, y de estos, un tercio requirió tratamiento de un médico.

El futuro del brote

Si bien la cantidad de infecciones de viruela del simio parece estar en retroceso, a nivel mundial, no es probable que desaparezca pronto. Puede enconarse en niveles bajos en la población y resurgir intermitentemente con futuros brotes.

La eliminación de la viruela símica requeriría esfuerzos sostenidos de las autoridades sanitarias y del público para erradicarla durante varios años. Debemos tener cuidado de no estigmatizar la condición para no llevarla a la clandestinidad y dificultar que las personas infectadas busquen atención médica.

También debemos tener en cuenta que la viruela del simio continúa circulando en partes de África central y occidental donde ha sido endémica durante años. Este año ha habido más de 500 casos y diez muertes.

Es probable que estas cifras estén subestimadas debido a las limitaciones de la vigilancia de enfermedades en estos países. Sigue existiendo el riesgo de que la viruela del simio se importe de estas áreas, como ha sucedido en los últimos años.

Desafortunadamente, hay una falta de vacunación contra la viruela del simio y programas de control de enfermedades en África. También se ha sugerido que el final de los programas de vacunación contra la viruela allí antes de 1980 puede haber contribuido al resurgimiento de la viruela del simio en los años posteriores.

En consecuencia, si el objetivo final es erradicar la amenaza de la viruela del simio, se necesitarán medidas mucho mayores de prevención y control de la enfermedad en los países donde la enfermedad es endémica.

Artículo original en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios