Tendencias
Cintilla de tendencias

Masacre en Tailandia

Tatiana Clouthier

Masacre en San Miguel Totolapan

OPEP

¿Por qué es importante conocer el término “hombres que tienen sexo con hombres” y cómo ayuda a la salud de miles de personas?

Los investigadores del VIH han usado el término “hombres que tienen sexo con hombres” desde al menos 1988 como una forma de describir un tipo particular de comportamiento sexual que puede afectar la salud.

Avatar del

Por The Conversation

Los investigadores del VIH han usado el término “hombres que tienen sexo con hombres” desde al menos 1988 como una forma de describir un tipo particular de comportamiento sexual que puede afectar la salud.(Pixabay)

Los investigadores del VIH han usado el término “hombres que tienen sexo con hombres” desde al menos 1988 como una forma de describir un tipo particular de comportamiento sexual que puede afectar la salud. | Pixabay

LONDRES.-Desde que el brote global de viruela del mono comenzó a extenderse la primavera pasada, más personas están viendo el término “hombres que tienen sexo con hombres” o HSH, en las noticias y mensajes de salud pública. Es posible que también haya escuchado este término en lugares como campañas de prevención del VIH o en el consultorio médico.

"Soy una científica del comportamiento que se enfoca en reducir las disparidades en la salud y mejorar la equidad en la salud para las poblaciones de minorías sexuales y de género con mayor riesgo de resultados deficientes. En el nivel más básico, hombres que tienen sexo con hombres es un término que originalmente pretendía describir el riesgo de transmisión del VIH asociado con el sexo entre dos hombres. Pero en realidad, HSH describe un grupo diverso de comportamientos e identidades, trayendo consigo una red compleja de consideraciones sociales, políticas y culturales sobre cómo se usa", dice JaNelle Ricks, profesora Asistente de Comportamiento de Salud y Promoción de la Salud en la Universidad Estatal de Ohio.

¿Por qué usar HSH?

Los investigadores del VIH han usado el término “hombres que tienen sexo con hombres” desde al menos 1988 como una forma de describir un tipo particular de comportamiento sexual que puede afectar la salud.

Sin embargo, el acrónimo HSH fue introducido en 1994 como un nuevo concepto por algunos investigadores y defensores de la comunidad en respuesta a la investigación de salud pública y los esfuerzos de prevención al comienzo de la pandemia del VIH/SIDA. Estos esfuerzos se dirigieron casi exclusivamente a hombres en función de su identidad sexual como homosexuales. Los defensores de la comunidad criticaron este enfoque por excluir a los hombres negros y latinos que tienen relaciones sexuales con hombres afectados por la pandemia pero que no se identificaron como homosexuales o bisexuales. Se consideró que HSH era un término más inclusivo y menos estigmatizante que podría usarse para llegar a una gama más amplia de personas.

Desde una perspectiva científica, el uso de un término sin identidad como HSH permite a los proveedores médicos y profesionales de la salud pública eludir las complejidades del contexto social, cultural y político de la orientación sexual. En su lugar, pueden centrarse en el comportamiento que podría poner a alguien en riesgo de contraer una infección como el VIH o la viruela del simio. Este enfoque está destinado a ayudar a aumentar la probabilidad de detección, diagnóstico y tratamiento de las personas con mayor riesgo.

Las estrategias de prevención que se dirigen a las personas en función de “lo que haces” en lugar de “quién eres” llegan a más personas que pueden verse afectadas por un problema de salud pública, incluidos los hombres heterosexuales que tienen sexo con hombres, en lugar de limitar el alcance solo a aquellos que se identifican como gay o bisexual. Ofrecen a un mayor número de hombres la oportunidad de comprender su riesgo y tomar las medidas necesarias para su protección o tratamiento. También ayudan a disminuir el estigma para quienes se identifican como homosexuales o bisexuales.

Limitaciones de los HSH

A pesar de su utilidad en algunos contextos, los académicos y defensores de la comunidad han debatido acaloradamente el término HSH desde que se acuñó. El desacuerdo sobre su uso suele basarse en tres argumentos.

La primera es que el término es ambiguo. Algunos investigadores argumentan que reducir los HSH a "sexo entre dos hombres" es demasiado simplista. Por un lado, hay una serie de matices y factores que influyen en la cantidad de riesgo asociado con el sexo entre dos hombres, como la forma en que se realiza el sexo y quién y cuántas parejas hay en su red sexual. También existe confusión acerca de la frecuencia o la fecha reciente en que alguien debe tener relaciones sexuales para ser considerado HSH. Y no hay consenso sobre si los hombres transgénero que tienen sexo con hombres deben ser considerados HSH.

La segunda crítica es que el término socava las identidades de los miembros de grupos de minorías sexuales, en particular las personas de color. Muchos investigadores de salud pública usan HSH como un término neutral para rechazar la idea de que solo existe una identidad gay legítima. Sin embargo, algunos han criticado el término por borrar otras identidades sexuales como queer, de dos espíritus y amante del mismo género por ser el término predeterminado utilizado en la investigación, a pesar de que los participantes se describen a sí mismos de otra manera.

Finalmente, el tercer argumento es que el término oculta las dimensiones sociales, políticas y culturales de la salud importantes para la investigación e intervención en salud pública. Una de las mayores ventajas de los HSH es que se basa en comportamientos tangibles que los investigadores pueden enfocar en los esfuerzos de prevención y promoción de la salud. Pero la salud sexual está influenciada por una constelación de factores, y centrarse solo en el comportamiento a menudo no es suficiente para protegerse completamente contra la enfermedad.

Más allá del comportamiento sexual, la discriminación y la marginación social ponen a las minorías sexuales en un riesgo significativo de mala salud. Estos pueden tomar la forma de factores estructurales, como la legislación contra los homosexuales, y factores comunitarios, como la discriminación y el estigma. Los factores interpersonales como el abuso en las relaciones y los factores individuales como el estigma internalizado también juegan un papel. Estos factores aumentan el riesgo de enfermedades mentales, como depresión y pensamientos suicidas, así como comportamientos de salud riesgosos, como sexo sin condón o bajo la influencia de drogas.

Casi 30 años después de su introducción, el término HSH se está volviendo cada vez más omnipresente en los espacios médicos y de salud pública. Pero tiene limitaciones. Considerar el contexto sociopolítico de si se debe usar HSH, en lugar de usarlo por defecto, puede ayudar a respaldar la autodeterminación de quienes pertenecen a comunidades históricamente marginadas.

Artículo original en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios