No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Espectáculos

Mario Bezares recuerda lo que vivió en "La Matanza de Tlatelolco", en 1968

Mario Bezares tenía 9 años de edad, cuando sucedió la matanza de los estudiantes, el 2 de octubre de 1968 y aún recuerda el terror que se vivió durante más de cuatro horas.

Avatar del

Por Redacción/GH

El conductor aseguró que al día siguiente se dio cuenta que había ocurrido “una guerra”.(Instagram)

El conductor aseguró que al día siguiente se dio cuenta que había ocurrido “una guerra”. | Instagram

CIUDAD DE MÉXICO.- Mario Bezares confesó que vivió en carne propia “la matanza de Tletelolco” el 2 de octubre de 1968, cuando cientos de estudiantes murieron y decenas más habrían desaparecido, en una lucha por sus derechos ante el gobierno mexicano.

En una entrevista que el conductor le otorgó a Yordi Rosado, recordó que en aquel entonces, él y su familia vivían a los alrededores de la Plaza de las Tres Culturas, lugar donde se hicieron las manifestaciones estudiantiles.

Bezares recordó que una semana antes de la tragedia, los estudiantes habían realizado un mitin en la mencionada plaza, lugar donde jugaban futbol casi a diario los vecinos aledaños, entre ellos se encontraba él, quien en ese entonces tenía 9 años.

(Ese día) Estábamos enfrascados en un partidazo (de futbol) y vemos a los soldados, con bayoneta calada, pasar por ahí, y subimos corriendo a la casa para decirle a mi papá qué estaba pasando y en ese momento: ¡Faz! Empieza el disparadero y empieza todo el corredero, y toda la cosa”, dijo.

“Mayito” destacó que en ese momento dice su hermano Rodolfo que iba a la peluquería, pero obviamente sus padres no lo dejaron salir, cerraron puertas y ventanas, y apagaron todas las luces, siendo alrededor de las 06:00 de la tarde, según dijo.

Indicó que al asomarse por la ventana, vieron una ola de estudiantes que se dirigían hacia la avenida Manuel González y creyeron que ya todo había terminado, sin imaginarse lo que estaría por venir.

"La ola se regresa porque estaban los tanques (de guerra) sobre Manuel González, y se empiezan a meter y a tocar puertas, y dice papá: ‘¡No le abran! No le abran a nadie, lo siento mucho, no se le abre a nadie”, apuntó.


UNA BALA PERDIDA

El presentador de televisión y comediante, comentó que los disparos en la calle no cesaron durante varias horas; incluso, al intentar darle a una lámpara de alumbrado público para que hubiera oscuridad, una bala perdida entró por la ventana y se incrustó en el techo de la sala de la casa.

“Eran tres recámaras, con los dos baños, entonces, era un cubículo y pues cerramos todo, y ahí nos quedamos… al piso. Todos de pecho tierra, apagamos absolutamente todo, y tocaban la puerta y gritaba: ‘¿Quién?’, decía mi papá. –No, pues buscaba a Manuel. ‘Aquí no vive Manuel’. Porque eran personas que estaban buscando estudiantes que se habían metido al departamento”.

El actor que se hizo famoso al lado de Paco Stanley, en Televisa, agregó que fueron casi cinco horas en las que no se dejaron de escuchar balaceras a los alrededores del edificio en el que vivía, en Tlatelolco, ignorando del todo lo que estaba pasando, hasta que al otro día se dieron cuenta que lo que había ocurrido había sido una guerra.

Al otro día, has de cuenta que hubo guerra. Nos manda mi mamá a Las Tres Culturas para comprar leche y pan porque había una panaderia. No, pues, ¿cual? Toda saqueada, y había papeles, cuadernos, mochilas, credenciales, todos tirados. Muy fuerte estuvo”, finalizó.

 

Anécdota a partir del minuto 14:20

 

"EL 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA"

De acuerdo a la página oficial de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la masacre del 2 de octubre de 1968, fue cometida por el Ejército Mexicano y el grupo paramilitar Batallón Olimpia en contra de una manifestación pacífica.

La presencia de este batallón en el lugar de los hechos, fue negada inicialmente por el Presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970) aludiendo que su función era custodiar las instalaciones para los Juegos Olímpicos.

Aquel día, el Ejército y el Batallón Olimpia, identificados por portar un guante blanco, pusieron en marcha la “Operación Galeana” con el fin de detener a los miembros del Consejo Nacional de Huelga (CNH), acabando con la vida de más de 300 personas.

 

 
En esta nota

Comentarios