No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Jaque Mate

Medidas eficaces

La Organización Mundial de la Salud pide al mundo hacer pruebas, pruebas y pruebas para identificar contagios, desaconseja el cierre de fronteras y recomienda como la solución más eficaz para evitar infecciones lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.

Por Sergio Sarmiento

"Uno de los grandes errores es juzgar políticas y programas por sus intenciones y no por sus resultados",

Milton Friedman.

La Organización Mundial de la Salud pide al mundo hacer pruebas, pruebas y pruebas para identificar contagios, desaconseja el cierre de fronteras y recomienda como la solución más eficaz para evitar infecciones lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón. Muchos países, sin embargo, prefieren tomar medidas que no tienen mucho sentido sanitario, que son producto del pánico o tienen motivaciones políticas.

La OMS "continúa recomendando que no se apliquen restricciones de viaje o de comercio a los países que experimentan los brotes de Covid-19. Los indicios muestran que restringir el movimiento de gente y bienes durante urgencias de salud pública es ineficaz en la mayoría de las situaciones y puede distraer recursos de otras intervenciones. Más aún, las restricciones pueden interrumpir ayuda y apoyo técnico necesarios, pueden afectar a los negocios y pueden tener efectos sociales y económicos negativos en los países afectados". Solo en condiciones especiales, "como en lugares con pocas conexiones internacionales y capacidades limitadas de respuesta", tiene sentido restringir el movimiento de personas, y aun así solo de manera temporal.

Sin embargo, los gobiernos de China y de Estados Unidos tomaron la iniciativa de impulsar restricciones a los movimientos de personas y el ejemplo, infortunadamente, ha cundido por el mundo. España, Francia, Canadá y Chile, entre otros, han restringido ya el ingreso de extranjeros, pero no de nacionales que estén en el exterior. Desde un punto de vista médico, esto no tiene ningún sentido; su único propósito es político: Culpar a los extranjeros de la pandemia.

Lo mismo sucede con los monitoreos de temperatura en aeropuertos. Muchos de los contagiados son asintomáticos. Los monitoreos rara vez detectan infectados. Sería mejor usar esos recursos para impulsar medidas que realmente funcionan. Por otra parte, en Italia, España y Francia estamos viendo gobiernos que restringen severamente la actividad económica para después anunciar medidas contraproducentes, como restringir el pago de alquileres, en un vano esfuerzo por paliar los daños que ellos mismos están causando.

Parte del problema es que a los políticos no les gustan las medidas sencillas. Si bien la OMS señala que la manera más eficaz de combatir los contagios es lavarse las manos y mantener una sana distancia entre personas, estas medidas parecen poca cosa a los políticos, que aplican medidas de aislamiento radical que los hacen parecer héroes que encabezan una lucha dramática contra un poderoso enemigo. El problema es que algunas de las medidas dramáticas están llevando al mundo a un desplome económico que al final tendrá consecuencias más negativas que la pandemia.

Las decisiones de salud pública las deben tomar especialistas. Es verdad que los expertos pueden tener opiniones diferentes, y por eso hay que escuchar posiciones distintas, con sustento científico siempre, antes de definir una estrategia, pero es muy importante que al final las decisiones no sean políticas sino técnicas y eficaces.

Hoy más que nunca deben tomarse medidas de salud pública que tengan una lógica sanitaria. No debemos aceptar estrategias que solo busquen presentar a los políticos como salvadores de la nación. El Gobierno mexicano ha sido sensato en las medidas anunciadas hasta ahora, aunque al Presidente no le guste cumplirlas.

¿Y las empresas?

Muchas empresas, como las aerolíneas, van a quebrar en los próximos meses, y no solo en México sino en el mundo. Tenemos que ir definiendo qué estrategia asumiremos.

¿Dejaremos que quiebren, se les dará crédito, se les rescatará? Estas serán las preguntas que nos estaremos planteando en unos cuantos meses.

Twitter: @sergioSarmiento

En esta nota

Comentarios