No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Como anillo al dedo

Es el sueño de Trump: El cierre parcial de la frontera. Empezó el 21 de marzo, pero se ha renovado hasta el 21 de diciembre. El daño económico y emocional es brutal para la comunidad binacional.

Por Sergio Sarmiento

"El objetivo principal del Gobierno es acabar con la pobreza",

Andrés Manuel López Obrador.

ENSENADA, Baja California.-           

Más de un millón de contagiados de Covid-19 y más de 100 mil muertos oficiales por esta enfermedad. Es la tragedia sanitaria. Pero hay otra, la económica, que afecta la capacidad de millones de ganarse la vida.

En el tercer trimestre de este 2020, según el Inegi, sólo 51 millones de personas tuvieron una ocupación laboral, formal o informal, 4.2 millones menos que en el mismo periodo de 2019. Tener un trabajo, sin embargo, cada vez alcanza para menos. La población subocupada, que a pesar de contar con un empleo necesita trabajar más, subió 4.4 millones en el último año para alcanzar 8.7 millones.

Esta es la medición más amplia de las consecuencias de la crisis económica. En octubre se crearon 200 mil 641 puestos formales de trabajo según el IMSS. Es una buena noticia, después de las pérdidas de meses anteriores; pero, aun así, de enero a octubre de este 2020 se perdieron 518 mil 609 empleos registrados en el IMSS. En un año, de octubre de 2019 a 2020, la pérdida alcanzó 824 mil 591. Hasta el 31 de octubre el IMSS documentaba 19 millones 902 mil 833 puestos formales de trabajo.

Otro indicio de la crisis económica lo vemos en los recortes de salarios y prestaciones. Según el Termómetro Laboral de OCCMundial, 25% de las pequeñas y medianas empresas habían recortado hasta septiembre cuando menos 50% de los salarios de sus trabajadores; otro 25% llevó a cabo ajustes de entre 20 y 50%. Una de cada 10 pequeñas empresas ha mantenido el salario, pero ha reducido prestaciones.

Estas son sólo estadísticas. Para las familias, la crisis significa angustias y falta de oportunidades. Cada vez más caen de la clase media a la pobreza. Si el lema de este Gobierno era "Primero los pobres", es difícil entender por qué el Presidente e Irma Eréndira Sandoval nos dicen que la crisis les ha caído como anillo al dedo. El número de pobres está aumentando como nunca.

El problema no viene solamente de la pandemia. La caída en la actividad económica empezó desde el segundo trimestre de 2019. Una serie de medidas, desde la cancelación del aeropuerto de Texcoco hasta la de la planta cervecera de Mexicali, mandaron el mensaje de que al régimen no le interesa la inversión productiva ni crear empleos. Otras medidas que se avecinan, como la prohibición de la subcontratación laboral, pueden representar pérdidas adicionales de cientos de miles o millones de empleos.

Ni el presidente López Obrador ni su equipo, quizá con la excepción de Alfonso Romo, parecen entender cómo se generan los empleos en una economía. Entre 70 y 80% de los puestos de trabajo los producen pequeñas y medianas empresas, la enorme mayoría con menos de 10 empleados. Los acuerdos de inversión que tanto gustan al Presidente, con los grandes empresarios y las cúpulas, no son suficientes. Tampoco los proyectos faraónicos no rentables, como el Tren Maya o la refinería de Dos Bocas.

El Gobierno debe dejar de poner obstáculos a las inversiones y actividades, de todos, pero especialmente de los pequeños y medianos empresarios. Sólo así reducirá la pobreza, si realmente quiere hacerlo. La otra posibilidad es que el aumento de la pobreza le caiga como anillo al dedo, ya que el aumento de los pobres permite comprar más votos con subsidios del Gobierno.

Cierre de frontera

Es el sueño de Trump: El cierre parcial de la frontera. Empezó el 21 de marzo, pero se ha renovado hasta el 21 de diciembre. El daño económico y emocional es brutal para la comunidad binacional. La medida no tiene sentido sanitario, pero coincide con la mentalidad de quienes piensan que los extranjeros son siempre el enemigo. La restricción, por otra parte, sólo se aplica a los mexicanos, no a los estadounidenses. Lo peor es que la SRE dice que México la pidió.

Sergio Sarmiento

Comentarios