Tijuana

Hace de las sorpresas su negocio

Avatar del

Por Said Rodríguez

Hace de las sorpresas su negocio

Hace de las sorpresas su negocio

En Tijuana, Mara Rodríguez ha creado el concepto de "sorpresóloga", como se hace llamar, al dirigir su empresa, Fábrica de Sorpresas, la cual ofrece emociones y no un producto en específico.

La emprendedora tijuanense decidió vender su talento en manualidades y detalles para darle a las parejas momentos inolvidables.

Fábrica de Sorpresas nació en el 2015, esto luego de no encontrar a alguien que la pudiera ayudar durante una fiesta sorpresa a una persona especial para ella, fue entonces que en la Universidad empezó a ofrecer sus servicios a sus amigas.

"Esta idea nace porque siempre he sido muy detallista con las personas cercanas, entonces un día que quería hacer algo especial, me puse a pensar que no existe alguien que organice todo para esos momentos", comentó.

La metodología es la planeación de lo más clásico en una noche romántica, una cena a tres tiempos con un número musical amenizando la velada en un lugar privado, para esto, Fábrica de Sorpresas ha buscado proveedores locales en cuanto a los alimentos, lugares y música.

"Tratamos de hacer momentos sin que la otra persona se entere que hay toda una parte detrás. Inicié con muy poco presupuesto, esta idea vende emociones como un servicio y afortunadamente me he encontrado con otras personas que me han dado su confianza laboral", explicó.

Uno de los objetivos de Fábrica de Sorpresas es crear una línea de vida para las parejas, pues el ideal es comenzar con una cena de noviazgo y llegar hasta la propuesta de matrimonio o que el amor se mantenga con cenas de aniversario.

Ellos son pioneros en Tijuana, no cuentan con una empresa como competencia hasta el momento, hay algunas ideas parecidas, pero el hecho de crear el ambiente romántico depende de ellos totalmente.

Los mayores retos a los que se ha enfrentado Mara Rodríguez es como todo emprendedor, sacar un balance económico de lo que debe gastar y sus ganancias.

"La parte que siempre se me ha dificultado es poder entender las finanzas, yo doy, pero me hace falta estructurar, es lo más básico que todo emprendedor tiene como problema inicial", apuntó.

Sus objetivos a futuro es consolidarse como una empresa establecida y ganar un mercado que por el momento es de las mujeres.
En esta nota
  • Fábrica de sorpresas
  • Mujeres emprendedoras

Comentarios