Tijuana En medio de aplausos y oraciones 22 migrantes centroamericanos entraron a las oficinas de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

Crece esperanza de migrantes por ingresar a los EU

Avatar del

Por Khennia Reyes

Crece esperanza de migrantes por ingresar a los EU

Crece esperanza de migrantes por ingresar a los EU

En medio de aplausos y oraciones 22 migrantes centroamericanos entraron a las oficinas de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos para iniciar su proceso de asilo humanitario en ese país.

Alejandro Mensing, coordinador de la asociación civil Pueblo Sin Fronteras, fue el encargado de nombrar a los afortunados, quienes son parte de la Caravana Migrante, la cual está conformada por personas de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Actualmente son 47 migrantes los que han ingresado al suelo estadounidense para tramitar su asilo, entre ellos Katerine, hondureña de 21 años y madre de dos bebés.

“Estoy muy emocionada, han sido días muy difíciles porque tenemos que esperar. Quiero ir a Estados Unidos para trabajar y darle un futuro mejor a mis hijos”, expresó. Por el momento también le invadió la tristeza, pues su esposo no fue llamado en el grupo de los ‘elegidos’, por lo que tomaron la decisión de separarse.
“Son mis hijos y queremos lo mejor para ellos. Se queda él, pero nos prometimos que nos cuidaríamos”, dijo.

El señor Andrés Rodríguez, de El Salvador, también se separó de sus hijos para que ellos tuvieran más posibilidad de lograr el llamado “sueño americano” protegiéndose de las amenazas de las pandillas.

“Yo estoy confiando en Dios para que todo salga bien para ellos. A mí no me importa seguir aquí, porque ya estoy viejo, me importan mis hijos porque son jóvenes y merecen estar protegidos. Ahora mi preocupación es que no sé si ellos seguirán juntos o los van a separar”, platicó.

Andrés reconoció que le da miedo iniciar el proceso de asilo humanitario, porque en caso de que se lo nieguen será deportado a El Salvador, de donde está huyendo de la violencia y hambruna.

“Yo necesito algo legal, no me quiero brincar el muro. Veré la forma de poder quedarme aquí en Tijuana para trabajar”, agregó.

Sobre estas situaciones Alejandro Mensing declaró que en la caravana migrante del año pasado se registraron 700 casos de separación de padres e hijos.

Tan cerca y tan lejos
Desde el domingo más de 100 personas han estado durmiendo a unos metros de la entrada a la Unión Americana, quienes a todo momento están al pendiente de ser llamados por las autoridades de Estados Unidos.

“Realmente deben tener la capacidad (la migración americana) para procesar a todas estas personas de una vez, pues esta fuerza policiaca de los agentes de la frontera es de las más grandes que existen en el continente.

Si tienen la capacidad de mover a tantas personas, de deportar a tantas personas, deberían de tener la capacidad de procesar a este número pequeño de refugiados”, señaló Alejandro Mensing.
En esta nota

Comentarios