Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

Homicidios Tijuana

Regularización de autos "chocolate"

Clima Tijuana

Desaparecidos en Tijuana

“Para poderles pagar, que me quieran a mi”

Algunos se despiden cantando, Oliver Pérez lo hace jugando y agradeciendo el respaldo en más de veinte años de carrera en los diamantes.

Avatar del

Por Redacción/GH

Oliver Pérez(Cortesía)

Oliver Pérez | Cortesía

Monterrey, Nuevo León.- “Sus Aplausos los traigo aquí adentro y ya no me los quita nadie” 

El ejemplo cantado de la melodía de despedida “Gracias” de José Alfredo Jiménez podría ayudar a describir lo que ha vivido Oliver Pérez en su último año de carrera como besibolista profesional. 

El zurdo acaba de dejar la vara muy alta en cuanto a tiempo de servicio en Grandes Ligas para jugadores nacidos en México, al acumular veinte temporadas en el máximo nivel de pelota, sin embargo, su aportación en 2022 con Diamantes de Arizona fue corta y está de regreso para cumplir con su plan original de retiro. 

En febrero del presente año, Pérez anunció que el 2022 será el colofón como beisbolista y cerrará su historial con una última campaña con Toros de Tijuana en Liga Mexicana de Beisbol (LMP) y una con Tomateros de Culiacán en Liga Mexicana del Pacífico (LMP), pero el proyecto inicial sufrió una ligera alteración con ese llamado a la “Gran Carpa”. 

Te puede interesar: Escapa a Toros victoria en Monclova

“Estoy muy contento porque esto ya lo tenía planeado desde hace varios años y después que hice el anuncio de mi retiro ya estaba ansioso de que pasara; subí al equipo de Grandes Ligas, estuve un tiempo allá, me dejaron libre y con gusto regresé a Tijuana a seguir con el plan de mi último año”, explicó. 

Desde su reincorporación a Toros de Tijuana, el serpentinero de cuarenta años ha sido objeto de reconocimientos en cada una de las plazas que ha visitado. Durante los jeugos que cierran serie, las directivas de Rieleros de Aguascalientes, Mariachis de Guadalajara y Sultanes de Monterrey le han regalado una casaca con su apellido y número. 

El momento brinda la oportunidad a los aficionados para arroparlo con aplausos y a Oliver Pérez de agradecer el apoyo. 

El gran orgullo 

“Yo nunca he jugado con Rieleros, Mariachis o Sultanes, pero la gente respeta lo que uno hace al jugar beisbol y poner el alto el nombre de México que para mí es un gran orgullo y a la vez una gran responsabilidad porque yo sé que detrás de las cámaras y en las gradas hay muchos niños que me están observando y que les gustaría un día tomar el lugar mío y ese debe ser el propósito de nosotros los jugadores”, mencionó. 

Te puede interesar: Carlos Hernández: Verdugo del Norte

Para las casacas que ya le fueron entregadas y las que se irán agregando en este año de despedida, el “culichi” ya tiene pensado que es lo que va a hacer con ellas. 

Voy a tratar de poner todas en un cuadro pero va a tener que ser uno chico porque son bastantes equipos en verano y en invierno, pero todas van a tener un lugar especial y también le voy a empezar a pedir a los equipos que me firmen los jerseys para que también sea un recuerdo de todos los jugadores y eso lo hará más especial”, concluyó. 

En esta nota

Comentarios