Estilos

Disfunción cognitiva, una patología común en los gatos mayores

Avatar del

Por Tomada de la Red

Disfunción cognitiva, una patología común en los gatos mayores

Disfunción cognitiva, una patología común en los gatos mayores

Los expertos advierten que, cuando se hacen mayores, los gatos pueden sufrir el síndrome de disfunción cognitiva, una patología degenerativa que afecta a la orientación y al sueño del animal

Cuando los dueños de los gatos con una edad avanzada observan que su mascota presenta alteraciones del comportamiento, achacan el hecho a la edad. Los profesionales del Colegio Oficial de Veterinarios de Alicante (Icoval) ponen nombre a este trastorno: síndrome de disfunción cognitiva, una patología que se asemeja al alzhéimer que sufren las personas.

La sintomatología de este trastorno afecta a la capacidad de orientación que tiene el gato. De esta manera, se puede observar como el animal mira al vacío, se pierde en lugares conocidos y no reconoce a personas cercanas.

Por otro lado, el síndrome de la disfunción cognitiva también puede alterar su sueño, haciendo que el gato duerma más por el día mientras deambula por la noche.

Y es que, afectando a su orientación y a su ciclo de sueño, este trastorno consigue que el gato descuide su higiene diaria, rechace la interacción con otras mascotas, adquiera conductas de tipo compulsivo como autolesionarse y girar en círculos, y que muestre emociones exageradas asociadas a la ansiedad y a los miedos.

Pese a todo, los expertos señalan que un gato enfermo por la disfunción cognitiva no siempre manifiesta estos signos clínicos ya que eso depende del grado del trastorno.

OPCIONES PARA PALIAR SUS SÍNTOMAS

Una vez descartada la posibilidad de que el animal sufra otras enfermedades, el tratamiento recomendado para actuar frente a este trastorno va orientado a paliar sus síntomas, utilizando técnicas que modifiquen las conductas anormales y así mejorar las habilidades mentales del animal mientras se retrasa la degeneración progresiva, irreversible, crónica e incurable que causa la enfermedad en el sistema nervioso.

De esta forma, los expertos aconsejan mantener un nivel de actividad y ejercicio adecuados para la situación física del gato con el objetivo de evitar el sedentarismo; eliminar obstáculos e instalar rampas para facilitar su desplazamiento por el hogar; reforzar el aprendizaje de órdenes sencillas mediante gestos visuales y la estimulación que ofrecen los juguetes interactivos; y no castigar al animal por comportarse de una forma anormal.

Otro de los apoyos frente al trastorno es la administración de un pienso específico para animales geriátricos, que va enriquecido con antioxidantes y ácidos grasos Omega 3, que mejorar la capacidad de aprendizaje.

Y finalmente, una tercera opción a considerar por el veterinario es el tratamiento farmacológico, donde, a través de fármacos estimulantes y neuroprotectores, se consigue mejorar el riego sanguíneo que va hasta el cerebro.

Esta información es meramente orientativa. En Animal’s Health, le recordamos que, ante cualquier duda, lo mejor es que lleve a su mascota al veterinario.
En esta nota
  • Mascotas

Comentarios