No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Termómetro mental

Sistema educativo médico

La proletarización del profesional de la salud en México es un problema. Pensar que faltan médicos es no entender por qué hay tanto médico desempleado o trabajando por migajas al servicio de un comerciante de la salud.

Por Ricardo Menéndez

La proletarización del profesional de la salud en México es un problema. Pensar que faltan médicos es no entender por qué hay tanto médico desempleado o trabajando por migajas al servicio de un comerciante de la salud. En realidad, tenemos muy buenos médicos con pocas oportunidades de crecimiento. El derecho a la salud en el capitalismo es un faltante doloroso y costoso. Muy pocos países han logrado un sistema universal de salud con un servicio de punta. La medicina es de punta por necesidad. Es muy cruel saber que existe cura para tu enfermedad, pero no tener los recursos. La falta de recursos materiales es el gran reto, allí es donde hay que invertir. Con un salario y posibilidades de jubilación muchos médicos se irían a ejercer cerca de su lugar de origen o a un centro de concentración rural.

Hoy en día es muy diversa la calidad de formación en nuestras universidades, ya no es la academia que solía ser. Hay lugares donde el médico perdió la autoridad, quizá en Tijuana no lo notemos tanto, en parte por contar con el elogio de los pacientes de origen latino que vienen a atenderse desde California y más allá, prestigio con locales y extranjeros. Antes la palabra de una facultad de medicina era muy respetada, la palabra del médico o el enfermero eran sagradas. El sometimiento de muchos médicos al trabajar en una farmacia comercial, para jalar compras, es denigrante, si faltaran médicos no tendrían a quién explotar. El mayor problema es la falta de oportunidades para ejercer con estándares internacionales. AMLO quiere resolver esto haciendo una mega universidad especializada en medicina que tendría tan magros resultados como su Universidad Autónoma de la Ciudad de México, que está en el lugar 3800 del ranking mundial. La universidad de la salud, o quizá la llame del bienestar, de poco sirve si no se corrige todo el sistema educativo médico. Cinco años se está un rato en el campus y casi todo el tiempo en libros y hospitales, durante el internado el pasante es explotado para sacar adelante el trabajo básico de las instituciones, después un año de servicio social donde se aprende muchísimo, siendo el paciente con el que se aprende, y para colmo se atiende sin recursos suficientes y rodeado de inseguridad. De manera que simplemente hacer un centro de titulación de médicos al por mayor solamente empeorará las oportunidades de formación del médico en general. Las especialidades son las que es necesario distribuir y cubrir los faltantes, médicos interesados en una especialidad sobran. En ciertas especialidades hay más faltantes, por ejemplo siquiatría, en otras no tanto como gineco-obstetricia. En fin, veo muy buena voluntad con una estrategia improvisada.

* El autor es siquiatra y ejerce en Tijuana.

Comentarios