No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Reflexión universitaria

Plan de contingencia para salir de la crisis

Nadie se puede llamar engañado, AMLO había anunciado que el Plan Económico para rescatar al país de la crisis económica que se avecina no sería ortodoxo.

Nadie se puede llamar engañado, AMLO había anunciado que el Plan Económico para rescatar al país de la crisis económica que se avecina no sería ortodoxo. Fiel a su costumbre, no mintió en esta ocasión. Había generado amplias expectativas en los sectores productivos del país. Los empresarios, los banqueros esperaban otro discurso que viniera a mitigar la ya de por sí caída de las actividades productivas. AMLO destacó que de esta “crisis transitoria” saldríamos triunfantes, que su política social volvería a la senda del crecimiento. En medio de la desconfianza de la mayoría de los sectores sociales y económicos del país, el presidente López Obrador es considerado un obstáculo, una traba por no querer reconocer la gravedad de la crisis y la falta de claridad o desconocimiento de los instrumentos de política monetaria y fiscal que requiere el país ante un escenario incierto que agobia a la sociedad mexicana.

No se observaron efectivamente las medidas anti cíclicas tradicionales que recomiendan los teóricos del modelo Keynesiano. Regresó y repitió lo que había venido diciendo, fortalecer los programas sociales, crear empleos, apuntalar a PEMEX por la caída de los precios y pagar la deuda. Su política social basada en programas sociales, algunos les llaman clientelares, aduciendo una reforma social a favor de los pobres y los más vulnerables, una política en la que destacan el pueblo y el gobierno, nada para la iniciativa privada, todo a favor de las grandes mayorías, en contra de las minorías a las cuales denomina “privilegios”. Enfatizó el combate a la delincuencia de cuello blanco.

Para lograr todo ello, el presidente anunció que no habrá aumento de la deuda pública, no se crearán más impuestos, que continuará con el aeropuerto Santa Lucía, rehabilitará las refinerías y la construcción de Dos Bocas, la construcción de nuevas plantas para generar energía eléctrica y la continuación de la construcción del Tren Maya. En resumen, los anuncios realizados por el presidente apuntan hacia el gasto en consumo y no hacia el gasto en inversión productiva necesaria para la creación de empleos. De acuerdo con Keynes las crisis económicas se manifiestan en el “desempleo”, para ello, hay que estimular la demanda. Esto se logra únicamente con el apoyo irrestricto a la inversión. Con tasas de interés más bajas, menos impuestos que estimulen la inversión productiva entre otras muchas decisiones.

* El autor es economista egresado de la UABC.

Comentarios