No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas El mundo me da vueltas

No voté por Marina ni por Montserrat

Lo hice patente en colaboraciones pasadas y lo cumplí

Por Pepe Avelar

Lo hice patente en colaboraciones pasadas y lo cumplí. A pesar de que reconocí desde el primer momento muchas virtudes y entusiasmo en Marina del Pilar Ávila y en Montserrat Caballero (a quienes entrevisté con buenos resultados en mi programa televisivo), el solo hecho de no quitarse del discurso al Presidente de México en sus campañas, me hizo tener un bloqueo mental absoluto a sus candidaturas. Quizás suena tonto, pero no lo es tanto. Soy un convencido de que el Gobierno Federal está fallando en casi todos los aspectos, pero eso no tiene que ser así en el gobierno local. Como demócrata que soy, reconozco que es mi obligación ciudadana trabajar con nuestros nuevos gobernantes para sacar adelante este estado y sobretodo esta ciudad sumida en el atraso en muchos sentidos de gobernabilidad, operatividad e infraestructura. Por eso dedicaré mis siguientes colaboraciones en FRONTERA para proponer lo que considero mejor para los siguientes gobiernos que inician en un par de meses. Para empezar y siendo honestos, ya no debe importar ni el color del partido que ganó. Basta ya de querer sectorizar a los ciudadanos y hacer “bandos” de buenos y malos, perdedores y vencedores, clase alta y baja, empresarios y trabajadores. El único interés que debería movernos a todos es el de una mejor región. Insistir en el discurso de la división, de la mediocridad, del partidismo, es no salir del hoyo en el que estamos. Sin duda y a pesar del enorme dinamismo económico regional (industria, medicina, turismo, mexicoamericanos y el dinero ilícito por drogas y migrantes) somos de las ciudades con peor infraestructura del país. Basta con que nos comparemos con cualquier estado o con cualquier zona metropolitana y veremos que estamos en condiciones inferiores a ellos. Cualquier rubro. No estoy siendo negativo con esta tierra que tanto me ha dado desde que llegué, pero, a la fecha, algo malo pasa y creo saber que es: no nos hemos puesto de acuerdo. Por eso, les tengo una primera propuesta a Marina y a Montserrat: Unifiquen criterios entre ustedes y luego convoquen, juntas, a la sociedad organizada y desorganizada, a construir un proyecto para Baja California. Basta ya de divisiones inútiles y visiones partidistas y sectarias. A los Gobiernos que emanaron del PAN y del PRI no les funcionó ¿porque le habría de funcionar a los gobernantes emanados de Morena? No hay avance posible si no vamos a hacerlo en armonía. Un puñado de buenas intenciones no bastan, necesitamos una fuerza motora que estimule la participación de todos. El primer trabajo que tienen, Gobernadora y Presidente Municipal electa, debe ser convocar a un gran acuerdo político, económico y social. Uno muy amplio. Uno incluyente. Basta ya de pensar en gobiernos que regalan despensas para ganar votos en la siguiente elección. Síganlo haciendo si quieren, pero piensen en grande. Ambas son mujeres jóvenes y creo que sus hijos deben ser el motivante principal ¿qué estado, qué ciudad queremos que vivan en su ya próxima adolescencia o en su juventud? ¿Quieren realmente pasar a la historia como políticas o ser otro mas del montón (y de triste memoria) que tenemos? Ha habido gobernantes que le apostaron a hacerse millonarios en su gestión (y nosotros se los permitimos) pero ¿ese sería el legado de las primeras mujeres que nos gobiernen? ¿Serán iguales que los hombres que les antecedieron? Espero que no. Mientras, en sus ratos libres que serán pocos, les encargo que me lean los siguientes meses. Hablaré informado, como procuro siempre.

* El autor es empresario, turistólogo y un enamorado de su ciudad.

Comentarios