No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas De historia y algo más

El país de Nunca Jamás

El país de Nunca Jamás es una isla ficticia descrita en la novela fantástica del escritor escocés James Matthew Barrie para una obra de teatro estrenada en Londres el 27 de diciembre de 1904.

Por Jaime Navarro

El país de Nunca Jamás es una isla ficticia descrita en la novela fantástica del escritor escocés James Matthew Barrie para una obra de teatro estrenada en Londres el 27 de diciembre de 1904. Nunca Jamás es un país imaginario donde los niños no crecen y solo existen la diversión y la felicidad. La población de dicho país agrupa también a temibles piratas como el Capitán Garfio y salvajes indios. Otros tipos de seres habitan la isla, como Campanita, y el Cocodrilo, que se llevó la mano del Capitán Garfio, así como el calamar gigante al que el Capitán tanto teme. Es un mundo mágico que existe dentro de una estrella donde los niños no alcanzan la edad adulta, solo el capitán Garfio y su tripulación la tendrán. Sí uno viaja al país de nunca jamás y pasa una larga temporada le es difícil volver a su antigua vida y recordar su pasado. México se asemeja mucho a ese mundo mágico del país de Nunca Jamás, desde hace 73 años este país ha sido de cuento, ha habido gobiernos paternalistas que no han dejado crecer a sus habitantes, han creado sindicatos en especial de los trabajadores del gobierno federal, tales como Pemex, Ferrocarriles, Industria Eléctrica, Seguro Social, Maestros Federales y Estatales que se han vuelto comparsa del mismo gobierno dándoles conquistas sindicales y que en la actualidad tienen al borde de la quiebra financiera al país por el incremento desmedido en las altas pensiones y a cuyos líderes les ha permitido enriquecerse y cuando ya nos les sirve los encarcela, a muchos de los miembros de los sindicatos se les permite que cobren sin trabajar como en el caso de los maestros de Oaxaca, Michoacán y Guerrero. En aras de la democracia también les ha permitido a algunos presidentes de partidos políticos hacer y deshacer con los fondos públicos que reciben como una prerrogativa que les permite vivir del erario y en muchos de los casos llegar a vender las candidaturas. Han maquillado las reformas políticas de tal forma que solo les han dado más fuerza a los partidos políticos, en el tema fiscal de vez en cuando realizan reformas fiscales pero nunca una verdadera reforma fiscal en donde no haya trucos, trampas y maromas para no pagar impuestos, los impuestos deben calcularse y pagarse de una forma sencilla y rápida, pero no lo hace porque al final es una arma de control contra la ciudadanía. El crecimiento económico pues simple y sencillamente no llega, se hacen pronósticos y nunca le atinan, pero son especialistas en encontrar pretextos para decir porque no se llegó a la meta. Al final del día lo que se tiene es un gobierno paternalista en donde mucha gente ya encontró el modo de no trabajar y vivir de lo que los programas sociales les otorga cada mes. El país necesita salir de Nunca Jamás, estamos llegando a un nivel de confort peligroso, a aceptar las cosas como están aunque no estén bien, a estar oyendo mentiras cada mañana, estamos perdiendo la capacidad de asombro tanto en el tema de la violencia como en lo político, a aceptar que los gobernantes sean malos administradores y hagan dispendio de los recursos públicos y no sean castigados, muchos de ellos viajaron al país de nunca jamás y ya no recuerdan su pasado ni para qué fueron electos, ni hacen ni dejan hacer.


*- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios