Columnas MIRADOR

Mirador

Por Armando Fuentes Aguirre

El caminante se acercó a Hu-Ssong, que estaba sentado a la orilla del camino. Hu-Ssong no había recorrido jamás camino alguno, pero los conocía todos porque leía mucho –Dime –le preguntó el hombre– ¿voy bien por este camino? Hu–Ssong guardó silencio. Sabía que a veces el silencio no es oro, sino cobre, pero en esta ocasión guardó silencio, porque a menudo el silencio sabio es la mejor respuesta a una pregunta necia. Así, el caminante le volvió a preguntar: –¿Voy bien por este camino? Hu-Ssong entonces lo interrogó a su vez: –¿A dónde vas? Replicó el otro: –No lo sé. Y dijo entonces Hu-Ssong: –Si no sabes a dónde vas puedes tomar cualquier camino. Todos te llevarán a donde no sabes. ¡Hasta mañana!...

Comentarios