Columnas SIIT, La alternativa para paliar el problema de la movilidad

Bacatete

Por José Luis Contreras

En la última contribución en este espacio, tratamos el tema de lo grave que se está tornando el tráfico vehicular en nuestra ciudad de Tijuana, derivado entre otras cosas de la ausencia de un transporte colectivo eficiente que resuelva los problemas de la población. Tijuana, al igual que la gran mayoría de las ciudades fronterizas, han acusado desde su origen un crecimiento muy dinámico, debido tanto al crecimiento natural de la población, pero fundamentalmente a la inmigración tanto de mexicanos que llegan del centro y sur del país, como al flujo ahora de inmigrantes de centro y Sudamérica, que llegan de paso para el cruce a Estados Unidos y que finalmente se quedan en la frontera mexicana. Este fenómeno está muy estudiado por especialistas en el tema, pero nadie a pesar de infinidad de estudios de instituciones académicas y agencias gubernamentales ha podido resolver el tema de la planeación de la ciudad y mucho menos el tema de la movilidad. Recientemente, asistí a un Foro donde me toco conocer el Plan de Desarrollo Urbano que el titular de la Secretaria de Movilidad y Desarrollo sustentable presentó. Como mencionaba en este espacio hace dos semanas, desconocía el plan de Desarrollo Urbano de Tijuana, ahora ya lo conocí y debo de reconocer que es un plan muy completo y muy bien elaborado desde mi punto de vista. Aspectos que habrá de destacarse en las consideraciones para la elaboración este Plan es que la ciudad de Tijuana es de las ciudades que a nivel nacional tiene el mayor índice de vehículos por habitantes. A nivel 357 vehículos por cada mil habitantes, mientras que la media nacional es de 235 por cada mil. Cabe destacar que esta es una característica común en las ciudades fronterizas derivadas de la facilidad de que los residentes adquieran un vehículo, sobre todo los vehículos que desecha el parque vehicular de nuestras ciudades vecinas del Estados Unidos. Este plan de Movilidad Urbana sustentable, tiene como eje principal el transporte y entre ellos el transporte colectivo, ya que si se resuelve el transporte colectivo, la población haría menor uso del trasporte privado o personal y tomaría otras alternativas. Desafortunadamente la accidentada topografía de la ciudad limita la posibilidad de uso masivo de otros medios de transporte como la bicicleta, que otras ciudades del país han sido un recurso de ayuda a la solución del problema de movilidad y ambiental. El corazón de este sistema de movilidad en Tijuana, nos exige que eficientmos el trasn[porte colectivo, y demos a este recurso calidad y seguridad para los usuarios, mediante sistemas que garanticen, mejora en los tiempos de traslado asi como diminuion de costos por el uso del mismo. Es de todos conocido que el SITT, es un proyecto se diseñó para resolver el tema del transporte en la ciudad desde la pasada administración municipal, para lo cual se construyó la infraestructura al menos de la ruta troncal y eso generó una inversión de poco más de un mil doscientos millones de pesos. No es posible que esa infraestructura con ese costo solo sea utilizada por 35 unidades El proyecto en su etapa inicial contempla tener en operación 235 unidades, de las cuales solo vemos en uso 35 según cifras oficiales, y tenemos conocimiento que desde hace más de seis meses existen en los corralones del sistema más de 180 camiones nuevos e condiciones en entrar en operación. Esta situación nos obliga a cuestionar las razones por las que siendo el problema de la movilidad un tema caótica que afecta a todos los tijuanenses y del cual es urgente su solución, Sigan paradas las unidades que tanto requiere el complementar el sistema en esa primera fase. Que se requiere para que el sistema sea complementado y a la ciudad se le proporcione un medio de transporte moderno, eficiente que le facilite la vida y ponga a Tijuana, entre las ciudades con el sistema de transporte colectivo urbano que se merece. El autor es economista de profesión, fue Presidente del Colegio Estatal de Economistas y Vicepresidente del Colegio Nacional de Economistas. * El autor es economista de profesión, fue presidente del Colegio Estatal de Economistas y vicepresidente del Colegio Nacional de Economistas.

Comentarios