Tendencias
Cintilla de tendencias

Yrma Lydya

Technoblade

Fernando del Solar

Luis 'Furby' Martínez

Encuentran la mayor decoloración jamás registrada en esponjas marinas

Los poríferos pierden sus defensas y se vuelven comestibles para los depredadores, por lo que el fenómeno podría acabar con muchos de estos seres.

Avatar del

Por Redacción/GH

Encuentran la mayor decoloración jamás registrada en esponjas marinas(Pixabay)

Encuentran la mayor decoloración jamás registrada en esponjas marinas | Pixabay

Luego de que las temperaturas del océano incrementaran drásticamente, las esponjas marinas que habitan en las aguas de Nueva Zelanda están sufriendo la mayor decoloración jamás registrada hasta la fecha. La situación pone en riesgo a millones de estas criaturas acuáticas, advierten los сientíficos, citados por la prensa local.

En mayo, los oceanógrafos encontraron por primera vez que cientos de miles de esponjas habían perdido su color natural en las costas sur del país. Sin embargo, durante el último mes los investigadores dijeron que las aguas neozelandesas contaban realmente con millones —o incluso decenas de millones— de poríferos emblanquecidos.

"Hasta donde yo sé, este es el evento de blanqueamiento de esponjas templadas más grande reportado en cualquier parte del mundo", expresó James Bell, biólogo marino de la Universidad de Victoria en Wellington.

Te puede interesar: El calentamiento global ha cambiado el eje de la Tierra: Estudio

El investigador dijo que experimentos preliminares recién realizados confirmaron la hipótesis de los científicos de que la causa probable de este blanqueo eran las temperaturas altas del océano.

Robert Smith, oceanógrafo de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda) explicó que dos olas de calor marino en Nueva Zelanda provocaron temperaturas récord en las aguas, que en algunas zonas llegaron a alcanzar cinco grados más de lo que normalmente existe.

Al mismo tiempo, Bell añadió que el calor no está matando a las esponjas, pero está afectando a los organismos microscópicos que viven en ellas y se encargan de la fotosíntesis y de la producción de una sustancia química que aleja a los peces, indica RT.

A falta de estas defensas, los poríferos se vuelven comestibles para los depredadores, lo que podría acabar con muchas de estas criaturas marinas. El científico también comentó que no todas las especies son capaces de recuperarse de una pérdida severa de color, por lo que algunas podrían no recuperarlo nunca.

En esta nota

Comentarios