Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Tecnología / NASA

El Sol emite la mayor llamarada solar en casi dos décadas este martes

La NASA informó que la tormenta geomagnética del fin de semana causó que uno de sus satélites ambientales rotara inesperadamente.

Esta imagen proporcionada por el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA muestra una llamarada solar, el brillante destello de la derecha, el martes 14 de mayo de 2024. (NASA/SDO vía AP)

FLORIDA.-El martes, el Sol generó su mayor llamarada en casi dos décadas, pocos días después de que severas tormentas solares azotaran la Tierra y produjeran deslumbrantes auroras boreales en lugares inusuales.

“No ha terminado aún!”, anunció la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) en una actualización.

Esta es la mayor llamarada del actual ciclo solar de 11 años, que se aproxima a su pico, según NOAA. La buena noticia es que la Tierra debería estar fuera de peligro esta vez, ya que la llamarada se produjo en una parte del sol que está rotando lejos de nuestro planeta.

Te puede interesar: El Evento Carrington: Una tormenta solar histórica que desafió a la Tierra

El Observatorio de Dinámica Solar de la NASA capturó el destello brillante de la llamarada de rayos X. Fue la más fuerte desde 2005, clasificada en la escala para estas llamaradas como X8.7.

Bryan Brasher, del Centro de Predicción del Clima Espacial de la NOAA en Boulder, Colorado, mencionó que podría resultar ser aún más fuerte cuando los científicos reúnan datos de otras fuentes.

Este evento sigue a casi una semana de llamaradas y eyecciones masivas de plasma coronal que amenazaron con interrumpir el suministro de energía y las comunicaciones en la Tierra y en órbita. Una eyección asociada con la llamarada del martes parecía haberse dirigido lejos de nuestro planeta, aunque el análisis está en curso, señaló Brasher.

Tormenta solar afectó satélite de la NASA

La NASA informó que la tormenta geomagnética del fin de semana causó que uno de sus satélites ambientales rotara inesperadamente debido a la disminución de altitud por el clima espacial, entrando en un modo de protección conocido como “modo seguro”.

Además, en la Estación Espacial Internacional, se aconsejó a los siete astronautas que se quedaran en áreas con fuerte protección contra la radiación. La tripulación nunca estuvo en peligro, según la NASA.

En esta nota