Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Tecnología / Sol

El Evento Carrington: Una tormenta solar histórica que desafió a la Tierra

El impacto de la mayor tormenta solar registrada en 1859 sigue resonando en la historia y advierte sobre los riesgos modernos.

Foto de una llamarada solar generada por la IA.

En 1859, la Tierra fue testigo de un fenómeno astronómico sin precedentes: el Evento Carrington. Esta tormenta solar, bautizada así en honor al astrónomo Richard Carrington, quien la presenció, desató una serie de acontecimientos que pusieron a prueba la incipiente tecnología del siglo XIX y dejaron una marca indeleble en la historia.

Según relatos históricos, Carrington observó explosiones en la superficie del sol y grandes destellos solares provenientes de manchas solares. Lo que parecía un espectáculo celeste ordinario se convirtió en un evento de proporciones extraordinarias cuando, 17 horas después, la Tierra comenzó a sentir los efectos de esta tormenta.

La red de telégrafo, entonces la principal forma de comunicación global, fue gravemente afectada. Cortes, incendios y quemaduras en los trabajadores fueron algunas de las consecuencias directas de la sobrecarga eléctrica que azotó la atmósfera terrestre. Curiosamente, esta misma sobrecarga permitió enviar mensajes sin necesidad de baterías, un fenómeno que sorprendió a la humanidad de la época.

Pero quizás el aspecto más impactante del Evento Carrington fueron las auroras boreales que iluminaron los cielos de latitudes inusuales, alcanzando incluso lugares como México, Colombia y Estados Unidos. Estas auroras, de un inusual color rojizo, dejaron atónitas a las poblaciones que las presenciaron, marcando así un hito en la historia de los fenómenos astronómicos.

Las tormentas solares, aunque raras, pueden tener consecuencias catastróficas en nuestra tecnología y en la infraestructura eléctrica global.

¿Qué fue el Evento Carrington?

  • Fecha: El Evento Carrington tuvo lugar en septiembre de 1859, específicamente entre el 1 y el 2 de septiembre.
  • Causa: Fue provocado por una poderosa eyección de masa coronal (CME) en el Sol. Una CME es una liberación de una gran cantidad de plasma y campo magnético desde la corona solar.
  • Descubrimiento: Fue observado y documentado por el astrónomo británico Richard Carrington, quien notó las intensas manchas solares asociadas con la actividad solar antes del evento.
  • Efectos en la Tierra:
    Auroras: La CME provocó auroras extremadamente brillantes que se observaron en muchas partes del mundo, incluso en latitudes inusuales como el Caribe y Hawai.
    Telegrafía: La tormenta geomagnética resultante afectó las redes de telégrafo, causando interrupciones y, en algunos casos, incendios debido a las corrientes inducidas en los cables.

La nueva tormenta solar

Una tormenta solar inusualmente potente ha alcanzado la Tierra, generando preocupaciones sobre posibles interrupciones en redes eléctricas, comunicaciones y la aparición de auroras boreales en partes de Estados Unidos.

La NOAA emitió una advertencia de tormenta geomagnética severa, causando precauciones por parte de operadores de energía, gestores de satélites y FEMA.

Fotografía del Sol generada por IA.

Aunque se espera que residentes en estados sureños tengan un raro avistamiento de auroras boreales, los expertos advierten que podrían no ser tan vibrantes como usual.

Clasificada como nivel 4 en una escala de 1 a 5, la tormenta implica riesgos para líneas de transmisión y satélites, aunque se espera que las interrupciones sean breves.

Originada en un manchón solar, resalta la creciente actividad solar. Aunque no amenaza la Estación Espacial Internacional, la NASA ha tomado precauciones y sigue vigilando sus satélites científicos. Numerosas naves espaciales continúan monitoreando la actividad solar para entender mejor nuestra estrella.

En esta nota