Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Tecnología / Robots

¿Por qué los bots no pueden marcar la casilla “No soy un robot”?

Te contamos cómo funcionan las pruebas para evitar los bots

En la era digital, la seguridad en línea es más crucial que nunca. Con el aumento de bots automatizados diseñados para realizar tareas maliciosas, como el spam y el fraude, es esencial tener sistemas que puedan distinguir entre usuarios humanos y programas informáticos.

Aquí es donde entran en juego los sistemas CAPTCHA y reCAPTCHA que son herramientas de seguridad diseñadas para diferenciar entre usuarios humanos y bots automatizados. La clave de su efectividad radica en la capacidad de evaluar comportamientos que son típicamente humanos y difíciles de replicar por programas automatizados.

Tipos de CAPTCHA

Los CAPTCHA tradicionales presentan texto distorsionado que los usuarios deben interpretar y escribir, una tarea sencilla para humanos pero complicada para bots.

Sin embargo, Google desarrolló los reCAPTCHA como una evolución de los CAPTCHA para mejorar la seguridad sin afectar la experiencia del usuario.

Los reCAPTCHA utilizan una variedad de pruebas, incluyendo el análisis del movimiento del ratón, para determinar si un usuario es humano.

La tecnología detrás de reCAPTCHA es avanzada y no se divulga completamente, pero se sabe que evalúa múltiples aspectos del comportamiento del usuario.

Estos sistemas son fundamentales para proteger sitios web de actividades maliciosas automatizadas, asegurando que solo los usuarios legítimos puedan acceder a ciertas funciones o servicios en línea.

En esta nota