Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Tecnología / Insectos

Por qué los insectos siempre vuelan alrededor de las luces por la noche

Resulta que los insectos, como polillas y otros voladores nocturnos, se sienten atraídos por las luces, pero no porque les guste el calor o piensen que es la Luna.

Imagen ilustrativa generada por Midjourney de un insecto frente a la luz en la noche.

¡Hola! ¿Alguna vez te has preguntado por qué los insectos siempre vuelan alrededor de las luces por la noche? Un grupo de científicos curiosos también se hizo esa pregunta y descubrieron algo sorprendente.

Resulta que los insectos, como polillas y otros voladores nocturnos, se sienten atraídos por las luces, pero no porque les guste el calor o piensen que es la Luna. En realidad, se confunden un poco.

Te puede interesar: La misteriosa razón por la que no hay insectos en el mar

Imagina que eres un pequeño piloto y quieres volar recto. Los insectos usan la luz del cielo para mantenerse en la dirección correcta, pero cuando hay luces artificiales cercanas, como farolas o bombillas, los insectos se confunden. En lugar de ir directo hacia la luz, muchos de ellos terminan volando en círculos alrededor de ella.

¿Por qué los insectos se confunden con la luz?

¿Por qué sucede esto? Resulta que los insectos tienen un comportamiento llamado “respuesta dorsal a la luz”. Normalmente, vuelan con la espalda orientada hacia arriba, siguiendo la luz del cielo. Pero cuando hay luces artificiales, giran y giran alrededor de ellas.

Te puede interesar: Torres de alta tensión causan estrés en las abejas, dice estudio

Este fenómeno no es solo curioso, también tiene un lado triste. Con la cantidad de luces brillantes que usamos por la noche, los insectos se confunden tanto que no pueden buscar comida ni escapar de los depredadores. Algunos incluso terminan agotados y mueren antes de que salga el sol.

Así que, la próxima vez que veas insectos revoloteando alrededor de una luz, ¡recuerda que están un poco perdidos y confundidos por nuestras luces brillantes! Además, es importante apagar las luces cuando no las necesitamos para ayudar a estos pequeños voladores y preservar la belleza del cielo nocturno. ¡Cuídalos y deja que disfruten de la noche como lo hacen tan bien!

Artículo original publicado en The Conversation

En esta nota