Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Estilos / Abejas

Torres de alta tensión causan estrés en las abejas, dice estudio

Este descubrimiento llevó a que las plantas produjeran menos semillas, lo que afecta su supervivencia. 

CHILE.-Un grupo de entomólogos chilenos ha descubierto que cuanto más cerca están las abejas de las torres de alta tensión, menos flores encuentran.

Los científicos realizaron una serie de experimentos en campos de amapolas y en el laboratorio, concluyendo que la exposición a los campos electromagnéticos cambia la expresión génica de las abejas relacionada con el estrés y el comportamiento.

Este descubrimiento llevó a que las plantas produjeran menos semillas, lo que afecta su supervivencia.

Esto podría estar sucediendo en toda la red y con otros insectos polinizadores clave. Esta noticia es particularmente preocupante, ya que los polinizadores como las abejas son cruciales para los ecosistemas, y su declive podría amenazar la seguridad alimentaria mundial.

El Imparcial: imagen de artículo

Los investigadores descubrieron que la floración de las plantas era menor alrededor de las torres de alta tensión, lo que los llevó a investigar la posible relación entre la electricidad, las plantas y las abejas, según recoge el diario El País.

El equipo se centró en varios campos de amapolas californianas en Quinamávida, Chile, para examinar el posible impacto de los campos electromagnéticos de las torres de alta tensión.

Compararon varias torres, algunas en uso y otras no, y evaluaron el comportamiento de los insectos en áreas con torres activas e inactivas.

El Imparcial: imagen de artículo

El equipo descubrió que los campos electromagnéticos afectan el comportamiento y la fisiología de las abejas, lo que lleva a una disminución en la producción de semillas.

Torres de alta tensión afectan a las abejas

El estudio mostró que los campos electromagnéticos cerca de las torres afectan la navegación de las abejas, y estos campos podrían interferir con la capacidad de los insectos para detectar los campos magnéticos de las flores.

El equipo descubrió que las abejas que forrajearon cerca de las torres activas produjeron un exceso de una proteína llamada HsP70.

Los investigadores expusieron a las abejas a un solenoide que generaba un campo magnético de la misma intensidad que el medido cerca de las torres.

Observaron diferencias en la expresión de 14 genes relacionados con el sistema inmunológico o la navegación en 12 de ellos.

En esta nota