Sonora Día del Maestro

Supera Irene sus dolencias para seguir dando clases

Pese a su dolor de columna, Irene se pone de pie cada día frente a varios grupos de secundaria. 

Avatar del

Por Diyeth Arochi

Irene Jiménez ha sido docente 36 años de su vida.(Diyeth Z. Arochi)

Irene Jiménez ha sido docente 36 años de su vida. | Diyeth Z. Arochi

AGUA PRIETA, Sonora.-  Poseedora de una paciencia que parece inagotable, Irene Jiménez se pone de pie cada día frente a varios grupos de secundaria para enseñar el idioma inglés, pese a sus dolores de columna.

Su amable rostro no denota su sufrimiento físico, y es que, explicó, su paciencia proviene de la vocación que tiene como docente, profesión a la que le ha dedicado 36 años de su vida.

“Desde niña me gustaba con los niños aprender cosas, me gustaba ir con las monjas, ayudarles ahí en la Fray Pedro, empecé en la Fray Pedro, cuando estaba en la prepa iba mucho con ellas”, recordó.

Estudió la Normal Básica en Durango y después la Normal Superior en Nacozari de García, donde decidió convertirse en maestra de Inglés al considerar que por vivir en la frontera, era una buena opción.

Para la SEC, Irene Jiménez sólo tiene 25 años de servicio, porque el resto de los años cubrió interinatos, lo que le ha impedido jubilarse para dedicarse a cuidar su salud.

Y a pesar de esto, enfrenta los retos de cualquier maestro: Educar a las nuevas generaciones que crecen con la tecnología y que en ocasiones no la saben aprovechar.

Su profesión le ha permitido crear muchas amistades a lo largo de los años, ver a sus alumnos realizados y convertidos en profesionistas, lo que es para Irene la mayor de las satisfacciones como docente.

En esta nota

Comentarios