No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Se detectan 90 casos de cáncer infantil por año en Sur de Sonora

Es la segunda causa de muerte en niños; la leucemia es de las que más casos presenta en Navojoa.

Avatar del

Por JESÚS PALOMARES

Se detectan 90 casos de cáncer infantil por año en Sur de Sonora(Especial)

Se detectan 90 casos de cáncer infantil por año en Sur de Sonora | Especial

HERMOSILLO, Sonora.- Un problema que como un “monstruo” acecha a familias y amenaza la salud de los niños del Sur de Sonora es el cáncer infantil, una situación que es dramática, manifestó Jesús Sánchez Flores.

El director de Salud Municipal dijo que el cáncer es la segunda causa más frecuente de muertes en los niños y de este la leucemia está en los primeros lugares en Navojoa.

Cada año en el mundo se diagnostican 400 mil casos de cáncer en niños, en México 50 mil y aquí en el Sur de Sonora 90 casos por año”, detalló.

La zona Sur de Sonora, apuntó, es donde con más frecuencia se presentan casos de leucemia (cáncer en la sangre), lo cual puede deberse al mal manejo de una agricultura con plaguicidas sin control alguno.

                              Se detectan 90 casos de cáncer infantil por año en Sur de Sonora. Foto: Especial

El cáncer infantil es una situación dramática, muy sensible, en lo que vive cada familia”, abundó, “en Navojoa tenemos un aproximado de 25 niños con cáncer, el IMSS tiene la tercera parte de esta población que van desde 1 año a 14 años de edad”.

Cómo identificar

Identificar esta enfermedad de manera temprana en el infante es algo difícil, apuntó, pues los síntomas son lentos e indecisos.

Los padres deben aprender a ver algunos cambios como la coloración de la piel en sus hijos, la cual se observa pálida, presencias de bolitas en cuello, axilas o ingles, que es donde se encuentran los paquetes de ganglios, parte del sistema linfático”, puntualizó.

Otros posibles síntomas, añadió, es la presencia de sangrados nasales, sangre en heces fecales, debilidad, entre otras.

En caso de detectar alguna de esas señales es importante acudir con un médico para un diagnóstico preciso.

Algunos tipos de cáncer, mencionó, tienen cura si se detectan a tiempo, de ahí la importancia de que al menor síntoma se debe consultar a un especialista.

Hay rezago 

Un infierno fue el que vivieron Martín Valenzuela y su familia cuando su pequeña de 5 años se enfermó del linfoma no Hodgkin (cáncer de linfoma) y se encontraron con obstáculos como la falta de especialistas y medicamentos.

El padre de familia dijo que el primer obstáculo fue encontrar que en la región (Sur de Sonora) especialistas o centros para atender a su pequeña, por lo que la trasladaron a la capital del Estado, donde estuvo internada por meses, pero desafortunadamente perdió la batalla contra la enfermedad.

Tuvimos que ir a la capital a buscar especialista, salir de la ciudad, a donde no tiene uno familia con quién llegar, dónde comer”, recordó, “dejamos a nuestros otros hijos en Navojoa y nosotros dormíamos en el carro”.

En Navojoa existe la fundación María Lucó Dando Amor que apoya a niños con cáncer. Foto: Especial

Incluso en la ciudad Hermosillo se encontraron con rezagos como laboratorios que no realizan cierto tipo de estudios, por lo que tuvieron que acudir a laboratorios de Guadalajara.

Los estudios tienen que salir fuera del Estado, tenían que viajar a Guadalajara y a Ciudad de México para darte un diagnostico”, lamentó, “los laboratorios de la capital del Estado no hacían ese tipo de estudios y tenían que salir foráneos, lo más cerca es Guadalajara y Ciudad de México”.

Apoyo importante

Mediante la fundación María Lucía Dando Amor las familias de los pequeños con algún tipo de cáncer encuentran una “luz en el camino”, pues esta agrupación brinda ayuda entregando alimentos y otros apoyos.

Maty Cuevas, directora de la fundación, dijo que continúan con las actividades de recolección de fondos en beneficio de los pequeños.

Seguimos igual con las actividades, buscando bienhechores (personas que donen)”, puntualizó.

Cada año la fundación apoya a los pequeños como el caso de Noé, un niño de tres años de edad originario de la comunidad de Buaysiacobe, quien padece de leucemia y su anhelo era tener una vivienda digna, sueño que se cumplió gracias a las gestiones de la fundación y de la ayuda de las personas.

En esta nota

Comentarios