No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Día de las Madres: Karla luchó 10 años contra su infertilidad para tener a Tadeo

Karla está convencida que a pesar de las dificultades es necesario ponerse a la altura de la situación al tener un bebé prematuro.

Avatar del

Por Myrna Lucía Robles

Día de las Madres: Karla luchó 10 años contra su infertilidad para tener a Tadeo(Especial)

Día de las Madres: Karla luchó 10 años contra su infertilidad para tener a Tadeo | Especial

HERMOSILLO, Sonora.- Durante 10 años, Karla Langure luchó contra su infertilidad, sin embargo, le fue difícil embarazarse ya que tuvo que lidiar que su cuerpo rechazara los cambios por el embarazo pero finalmente, logró un embarazo exitoso que tuvo como resultado a su hijo, que actualmente tiene 5 años.

Para la madre, su proceso de embarazo fue bastante difícil a diferencia de otras madres quienes esperan con dulzura y felicidad la llegada del primer hijo, sin embargo, Karla está convencida que a pesar de las dificultades es necesario ponerse a la altura de la situación al tener un bebé prematuro.

Cuando piensas que nada puede ir peor, si puede, definitivamente si puede, pero bueno, hay mamás que nos tocan hijos superhéroes y tenemos que estar a la altura de ellos también", comentó.

Para Karla el ser mamá era una de sus fantasías más anheladas y como recién casada esperaba pronto estar en la "dulce espera", tanto así, que un pequeño par de zapatos los resguardo por 10 años en su cajita.

"Mi esposo y yo compramos unos zapatitos pequeños de bebé que eran iguales a unos que tenía él, por supuesto los de mi esposo se acabaron, se los termino de tanto uso y los zapatitos pequeños quedaron guardados 10 años", contó.

Pero para Karla y su esposo el tener un hijo no fue tarea fácil, ya que fueron varios intentos fallidos los que pasó la pareja, pero al ver el diminuto par de zapatos encontraban motivación para seguir con el sueñonde hacer crecer la familia.

Karla relató que después de su tercer aniversario de casada que empezó a notar que algo estaba mal con su cuerpo y decidió empezar a buscar ayuda médica, pero fue hasta años después cuando se le pudo dar un pronóstico acertado a la pareja: una alteración en sus celulas NK (Naturals Killers).

"Esto causaba que mi sistema inmunológico rechazará inmediatamente mis embarazos, no permitiendo que se logrará ninguno y por lo cual me tuve que someter a un complejo proceso médico para controlar las defensas de mi cuerpo", dijo.

El tratamiento consistía en una inmunoterapia, donde se le administraba inmuglobina humana para regular sus niveles de celulas NK en su organismo, explicó, una vez establecida esta regulación se logró con  éxito su cuarto tratamiento in vitro, que fue, milagrosamente, de donde nació Tadeo.

"Cada 21 días visitaba el hospital para el tratamiento de inmunoterapia. Fue a las 20 semanas de embarazo cuando empecé a tirar líquido amniótico y tuve que ir al hospital con un muy probable riesgo de aborto", comentó.

Por la pronta atención médica recibida, Karla no perdió a su bebé,  pero tuvo que guardar un reposo extremo durante ocho semanas dentro del hospital.

"Creo que como mamá cuando te dicen que algo es necesario para tu hijo lo haces. A mi me dijeron que me quedara en el hospital y lo hice, que comiera acostada y lo hice, hasta que usará pañal y no me moviera en 8 semanas, porque era lo que él necesitaba  y como mamá iba a hacerlo", comentó con risas.

Semanas después, nació Tadeo de forma prematura pero para Karla y su esposo fue el momento más mágico y especial de su vida, ya que por fin se cristalizó su más anhelado sueño donde logró besar a su pequeño Tadeo por primera vez.

"Tener un hijo prematuro es complicado. Tadeo requirió ser operado al mes de vida, requirió ser intubado cuando nacío y luego tuvo oxígeno con naricitas por todo el primer año de su vida".

Así mismo, debido a un reflujo extremo que sufrió se alimentó por sonda los primeros 12 meses de nacido, aseveró,  lo cual provocó que papillas, leche y demás alimentos los oudiera ingerir despuésde un año.

"Necesitó rehabilitación en todo su cuerpo. Definitivamente fue proceso muy complicado, aunque también muy bello, tanto para él, como para nosotros como sus padres", recordó.

Actualmente,  Tadeo es un niño sano y feliz a sus cinco años quien ha brindadoba sus padres una nueva perspectiva de la vida y ganas de seguir aprendiendo cada día nuevas cosas.
 

En esta nota

Comentarios