Tendencias
Cintilla de tendencias

Influenza

Salario mínimo

Franciskini

Garitas

¡Cuidado! Sí existe la tristeza de invierno

No hay una explicación exacta de porque se da este problema

Por Leonor Hernández

En estos casos, es importante mantener el tratamiento sicológico o siquiátrico de las personas(BANCO DIGITAL)

En estos casos, es importante mantener el tratamiento sicológico o siquiátrico de las personas | BANCO DIGITAL

El Trastorno Afectivo Estacional sí existe, y lo suelen sufrir sobre todo personas con tendencia a depresión, o trastornos de conducta, afirmó la sicóloga clínica, Francis del Real.

Existe algo que se llama Trastorno Efectivo Estacional, o Depresión Invernal, que se refiere precisamente a la tendencia que tiene algunas personas a presentar síntomas depresivos, justo en una época especifica del año, principalmente en el invierno.

“No hay una explicación exacta de porque se da este problema, pero pueden incluir muchos factores, uno de ellos es que durante el invierno los días se hacen más cortos y las noches más largas, y eso está asociado al ritmo circadiano, que es el reloj biológico de nuestro cuerpo, y la regulación de hormonas que producimos, como melatonina y serotonina”, explicó.

Aunque sí ha atendido casos de Trastorno Afectivo Estacional, agregó que normalmente es en personas que ya tienen una historia clínica de trastornos de conducta, y se presenta como un síntoma agregado, y no el motivo de consulta como tal.

En estos casos, es importante mantener el tratamiento sicológico o siquiátrico de las personas, según sus necesidades, y darle un apoyo interdisciplinario de salud, para que pueda superarlo.

Sí me ha tocado tratarlo, pero muy poco, no es un tema de consulta como tal, generalmente la gente trae ya un montón de cosas detrás, y esto es parte del problema.

LO QUE SE ACONSEJA

  • Mantenerse activo.
  • No aislarse ni dejar su rutina diaria para mejorar los niveles de serotonina.
  • Si es necesario pedir ayuda a un especialista de salud, que pueda brindarle tratamiento.

Fuente: sicóloga clínica Francis del Real.

En esta nota

Comentarios