No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Busca bacanora replicar el “boom” del mezcal

Productores prevén que las estrategias que impulsaron al mezcal al mercado internacional funcionen también para posicionar la bebida sonorense.

Avatar del

Por Tanya Vásquez

En Sonora no hay datos exactos sobre la producción anual de bacanora, pero se estima que ronda entre los 300 mil y los 350 mil litros en los 35 municipios en los que tiene denominación de origen.(Julián Ortega)

En Sonora no hay datos exactos sobre la producción anual de bacanora, pero se estima que ronda entre los 300 mil y los 350 mil litros en los 35 municipios en los que tiene denominación de origen. | Julián Ortega

HERMOSILLO, Sonora.- En los últimos ocho años, la organización entre los productores de mezcal en nueve estados de la República, principalmente Oaxaca, ha logrado que esta bebida se consolide no sólo en el ámbito nacional, sino también en el internacional.

El “boom” del mezcal puede ser un ejemplo para el bacanora, por lo que Hipócrates Nolasco Cancino, presidente del Consejo Regulador del Mezcal, sostuvo un reunión con productores de bacanora en Sonora.

Mantener el proceso artesanal, potenciar el producto y organizar a los micro, pequeños y grandes productores de bacanora en los 35 municipios donde se cuenta con la denominación de origen es el principal reto, pero también el primer paso para lograrlo.

¿Cómo lograron pasar de una producción a nivel doméstico al mercado nacional e internacional?

Hipócrates Nolasco Cancino (HNC): “El mezcal, hace 10 años, eligió dejar de ser un producto que estaba poco valorado. Antes tomar mezcal era incluso mal visto, era un producto denostado, y hoy hemos recuperado ese prestigio y ha sido a través de la organización, de la capacitación, del posicionamiento del producto en el que nos pusimos de acuerdo los mezcaleros y no es que sea el 100% de la industria, pero sí el consenso de nueve estados fue por prestigiar el producto. Pasamos de ser una bebida alcohólica a llamarnos la ‘cultura líquida’ de México.

“El mezcal empieza a convertirse en un caso particular, pero el Estado no ofrece apoyos a las denominaciones de origen para que se consoliden. Una denominación de origen requiere un consejo regulador y una norma y un apoyo para que se inicien los trabajos.

“El propio producto, cuando lo prestigias, empieza a generar valor, empieza a ser un negocio para los productores, empieza a dinamizar la economía y la sociedad, pero para que eso ocurra hay que hacer que la sociedad reconozca ese producto como un producto prestigiado.

“Comparto los esfuerzos de los productores de bacanora porque llevan años tratando de iniciar un verdadero posicionamiento de su producto, cuando ya está caminando el producto se genera no sólo economía para los productores, es desde el turismo, una dinámica social y estamos acá para apoyar los esfuerzos”.

¿Cuanto tiempo les llevó abrirse mercado? 

(HNC): “Desde hace 10 años empezamos a organizarnos, pero hace ocho esta tendencia logró convertirse en una política general de los mezcaleros en cuanto la tendencia llegó a gobernar el Consejo Regulador del Mezcal. 

“Anteriormente era tratar de producir masivamente y eso nos llevaba a un camino secundario de otras bebidas como es el tequila; el mezcal hoy lo llevamos por un camino alterno que igualmente está generando éxito, pero nosotros no vamos hacia la industrialización del producto, vamos hacia el reconocimiento de los valores culturales.

“Cuando empezamos en el 2011 se estaban produciendo 270 mil litros de mezcal y el año pasado cerramos con siete millones y medio de litros tanto para mercado nacional y para exportación, nos ha indicado un crecimiento sostenido del 10% anual en mercado nacional y del 37% anual en mercado de exportación. Se exportaban 60 marcas a 18 países y hoy se exportan 270 marcas a 70 países”. 

A partir de la experiencia con el mezcal ¿qué se puede replicar o aprovechar para el bacanora?

(HNC): “El bacanora y el mezcal tienen un origen en común y nosotros nos sentimos muy cerca con el bacanora y creo que su experiencia está más ligada al mezcal que al tequila. El mezcal ha defendido mucho estos valores culturales y artesanales, y la generación de una dinámica económica y social: Nosotros no permitimos que un litro se vaya sin estar envasado en el territorio de la denominación de origen. 

“Consideramos que estamos muy cerca; el caso del bacanora es muy particular porque desde 1915 fue estigmatizado e incluso penado producirlo, está en proceso de reconstrucción porque se le quiso extinguir, rescatar esos valores culturales nos va a costar un poquito más.

La deuda del Estado Mexicano con el bacanora es sustantiva y los productores deben remontar y hacer conciencia para que puedan generar lo que está llamado a hacer como una denominación de origen”. 

Entre el tequila, el mezcal y el bacanora ¿cuáles son las diferencias?

(HNC): “Para empezar el territorio: El tequila se produce en cinco estados, el mezcal en nueve y el bacanora sólo en Sonora, en 35 municipios, y eso representa una ventana única, se convierte en una fortaleza”. 

¿Qué sigue para llegar a los niveles de exportación que tiene el mezcal?

(HNC): “Considero que lo que tiene que hacer el bacanora después de un análisis de con lo que ellos está ocurriendo, es generar unidad en su sector, generar mayor identidad en el producto. El tener la denominación de origen no es garantía de tener éxito si no se desarrolla, para desarrollarla necesitamos un consejo regulador fortalecido, que esté dando los servicios prioritarios, haciendo cinco tareas como nosotros lo hemos descubierto: Organizar, capacitar, promover, proteger y regular.

“Al tener un consejo que depende del Gobierno estatal, lo cual es un caso único, no se pueden cumplir las expectativas de estar al servicio completamente de los productores de bacanora”. 

¿Qué tipo de apoyo se requiere de parte del Gobierno y otras instancias?

(HNC): “El Gobierno, lejos de construir una política pública en un escritorio, debe acercarse al sector para conocer qué está ocurriendo, garantizar las plantaciones, revisar que estén libres de enfermedades, apoyarlos con asistencia técnica, económica... y si se va a hacer un tipo de tecnologización, tiene que ser de la mano de los productores, para no pervertir un proceso”. 

¿Cuánto tiempo les llevaría a los productores posicionar la bebida en los mercados nacional e internacional?

(HNC): “Al Consejo Regulador del Mezcal nos tomó ocho años emprender un rumbo. No hemos acabado, pero considero que hay un camino mostrado: El bacanora puede tomar un camino basado en ciertas experiencias y estamos para mostrar esas experiencias. Estoy seguro que eso puede abreviar el desarrollo del bacanora (...) yo creo que en dos o tres años pueden ver resultados positivos”.

¿Fue difícil poner de acuerdo a los productores de mezcal?

(HNC): “Todo tiene un grado de dificultad enorme, pero lo que logramos unificar fue precisamente porque los mezcaleros deseaban trascender en el valor de su producto y cuando los primeros resultados se empezaron a ver, ya fue más fácil generar esa sinergia. 
Tenemos una unidad en los pueblos mezcaleros porque se ha logrado catapultar un producto que está generando economía, valores sociales, que está regresando migrantes, uniendo familias, que está dando seguridad en los entornos, logrando que las personas tengan trabajos”. 

En esta nota
  • Bacanora
  • Mezcal

Comentarios