Tendencias
Cintilla de tendencias

EL IMPARCIAL 85 Aniversario

Sequía en Sonora

Falta de agua

Garitas de Nogales

Mujer de 107 años cuenta su secreto para mantenerse saludable tras vencer al Covid-19

 Hutor nació en Italia antes de mudarse a Cannes en Francia y luego a Londres cuando tenía ocho años.

Avatar del

Por Sonora

 Hutor nació en Italia antes de mudarse a Cannes en Francia y luego a Londres cuando tenía ocho años.

 Hutor nació en Italia antes de mudarse a Cannes en Francia y luego a Londres cuando tenía ocho años.

LONDRES.-La sobreviviente de coronavirus más vieja de Gran Bretaña ha revelado que sus secretos para mantenerse saludable son comer una naranja al día y ser positivos, revela el Daily Mail.

Angela Hutor, quien cumplió 107 años la semana pasada, ha vivido tanto las dos  Guerras Mundiales como la pandemia de gripe española de 1918.

Se infectó de Covid-19 en abril y casi muere. Llamaron a su hija para despedirse durante su estadía en el hospital.

Pero la señora Hutor atribuye su supervivencia a ser positiva y "una naranja fresca todos los días, cortada en cuartos, no en jugo".

Añadió que insta a su familia y amigos a mantenerse tranquilos y ocupados, y se mantiene firme en que Gran Bretaña "superará esto".

 Hutor nació en Italia antes de mudarse a Cannes en Francia y luego a Londres cuando tenía ocho años.

Mientras hablaba de la pandemia de gripe española, dijo: 'Seguimos como siempre. La gente se puso a trabajar y siguió adelante lo mejor que pudo. No como hoy, simplemente seguimos adelante. Sin cubreboca".

Su hija Pauline declaró al medio Hackney Gazette que su madre siempre ha mostrado fortaleza en tiempos difíciles, ya que proviene de una generación resiliente de "arreglárselas y recuperarse".

"Siempre pienso que si has vivido lo que ellos vivieron, especialmente los que tienen 100 años, simplemente tienen que seguir adelante".

Agregó que la gente no se da cuenta de la suerte que tiene ahora en comparación.

Sin embargo, el Covid-19 no es la única dificultad que Angela ha enfrentado en su larga vida.

La madre de Angela murió cuando ella tenía solo unos meses y, cuando se mudó a Inglaterra, se inscribió en una escuela de monjas en Chelsea.

Su padre trabajaba durante largos turnos nocturnos como jefe de camareros en el Hotel Hyde Park y, según dice su hija, “no fue un momento feliz” para Ángela, ya que las monjas eran “muy estrictas” y “bastante crueles para los estándares actuales”.

Angela tuvo varios trabajos como recepcionista de hotel, niñera, costurera y mecanógrafa taquigráfica y más tarde conoció a su esposo Paul durante la Segunda Guerra Mundial.

En esta nota
  • Coronavirus

Comentarios