No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Seris usan medicina ancestral contra las mordeduras de víbora

La comunidad Seria aún utiliza las hierbas para curar a sus pacientes. 

Avatar del

Por Olivia Paredes

Existe un protocolo para atender estas emergencias, el cual aplican socorristas de Cruz Roja, y los seris utilizan sus conocimientos de herbolaria para atender estos incidentes.(Banco Digital)

Existe un protocolo para atender estas emergencias, el cual aplican socorristas de Cruz Roja, y los seris utilizan sus conocimientos de herbolaria para atender estos incidentes. | Banco Digital

HERMOSILLO, Sonora.- Aunque existen medicamentos para contrarrestar los efectos del veneno de víbora, la comunidad Seri todavía utiliza las hierbas para curar a sus pacientes, puntualizó Guadalupe Ayala Noriega.

El coordinador de Socorros, en Cruz Roja Hermosillo, detalló que hace algunos años había una base de la institución el Punta Chueca, pero eran muy pocos los integrantes de la Nación Comca’ac que permitían ser trasladados.

"A veces había mordidas de víbora, íbamos nosotros y cuando presenciábamos una situación, lo que queríamos era trasladarlos para que les pusieran el medicamento y tenerlos en observación para que no se pudiera complicar.

"Sin embargo, ellos atendían con ramitas, con hierbas, hacían la incisión típica y provocaban la hemorragia, entonces ya no los trasladaban; a mí me sorprendió mucho, porque sí era un buen tratamiento para ellos", destacó.

EN LA COSTA

Ayala Noriega enfatizó que son las comunidades de la Costa de Hermosillo donde más se registran mordeduras de serpientes y que las bases de Cruz Roja que continúan en labor se ubican en el poblado Miguel Alemán y Bahía de Kino.

"Ahí les damos la atención prehospitalaria que nosotros llevamos", señaló, "con todos los protocolos en base a los manuales, todo lo que indica nuestra preparación; recuerdo que antes, dentro de los primeros auxilios, estaba incluida la incisión".

Se hacían efectivas siete recomendaciones, entre las que se encontraba chupar el veneno y escupirlo de tal forma que no pudiera tragarse, recordó, además, si la persona tenía heridas en la boca, no podía ayudar, pues se contaminaba.

"Todo eso era recomendable, pero en un lugar muy lejano, donde no hubiera apoyo; ahorita ya hay unos dispositivos tipo jeringas, que se ponen en el lugar de la mordedura y succiona el veneno.

"Eso ayuda porque al momento de ingresar la toxina de la víbora, ya ocasiona daños", añadió, "pero mejor debemos dejarlo en manos de los expertos, lo que se recomienda es trasladar al paciente".

En esta nota

Comentarios