Tendencias
Cintilla de tendencias

EL IMPARCIAL 85 Aniversario

Fiestas del Pitic

Falta de agua

Garitas de Nogales

José Morales necesita apoyo para no perder la vista

“Créame que si yo me completo para las inyecciones y viene otra gente, yo le digo que ya no, ya completé, mi intención nada más es acabalarme para mi tratamiento y no perder la vista”.

Avatar del

Por Jorge López

José Morales Vázquez necesita ayuda para comprar medicamento (gotas e inyección) y un bastón, ya que es débil visual.(Teodoro Borbón)

José Morales Vázquez necesita ayuda para comprar medicamento (gotas e inyección) y un bastón, ya que es débil visual. | Teodoro Borbón

HERMOSILLO, Sonora.- Por lo menos 4 mil 600 pesos mensuales es lo que ocupa José Morales Vázquez, de 50 años de edad, para su tratamiento de retinopatía diabética coagulante, por la cual está perdiendo la vista y le ha imposibilitado trabajar.

Con la intención de curarse su enfermedad, producto de una diabetes mal cuidada, don José, su esposa y su hija, de 9 años de edad, llegaron hace casi tres años a Hermosillo desde su natal Taxco, Guerrero.

Yo no tuve dinero para ponerme las inyecciones allá en Guerrero y pues me vine para acá. Ya llevo yo un año y medio con un doctor que me está tratando, pero me quedé sin trabajo desde el 11 de marzo y mi esposa igual está sin trabajo.

“Ocupo tres inyecciones para terminar mi tratamiento, yo ya pagué cinco, que cuestan 5 mil 700, nomás que el doctor que me ve, me está haciendo un favor y me las cobra en 2 mil 700, pero me faltan tres y ya no tengo trabajo, y ahorita estamos sin despensa y sin nada”, expresó.

SIN PODER TRABAJAR

Don José platicó que cuida y lava carros por fuera de un restaurante de mariscos localizado en la colonia Olivares, pero por su enfermedad y la pandemia, ya no pudo continuar.

“El dueño del restaurante me dio Seguro para ver si me podían operar ahí, pero fui y el médico me dijo que ni siquiera las gotas me podían dar, menos la operación y pues se me ha hecho muy difícil.

“Si yo estaba bien, estaba saliendo adelante con mi trabajo y me da mucha pena hacer esto, pero no puedo salir a trabajar por si me caigo, porque no veo casi, o con el sólo hecho de agacharme se me puede caer la retina, porque no termino el tratamiento”, explicó.

Si tuviera trabajo no solicitaría el apoyo de la comunidad, pero lo que más le preocupa es que tienen a su hija que depende de ellos y no cuentan ni con alimento.

Añadió que las gotas que se pone en sus ojos cuestan alrededor de mil 800 pesos, el cual lo hace rendir hasta un mes, aunque la dosis es para 20 días, más las inyecciones de 2 mil 700 pesos que tiene que ponerse los días 30 de cada mes.

“Tengo todos mis papeles que me dio el médico que me está tratando”, dijo, “me dio un papel para pedir apoyo, pero me da muchísima pena”.

Si desea apoyarlo puede ir al domicilio que renta en la colonia Ley 57, ubicado en las calles Artículo 123, número 178, entre Reyes y Escobedo, o puede marcar al celular 76 21 24 19 05 con lada del Estado de Guerrero.

 

En esta nota

Comentarios